¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

22 de mayo de 2008

Lo que se perdió en la traducción de Casablanca

Sin duda hay muchísimas cosas que se podrían comentar sobre el guión de Casablanca–entre otras desmontar el mito de que no se había terminado de escribir mientras se rodaba— y probablemente sobre su traducción y doblaje. No pretendo ser exhaustiva (ya haré una segunda parte del artículo), pero sí trataré de hablar de algunas de las cosas que conciernen a los diálogos del film de de Michael Curtiz y a cómo nos llegaron éstos tras su traducción.

1. HERE'S LOOKING AT YOU, KID



"Here's looking at you, kid" (literalmente "aquí está, mirándote, pequeña") es la frase que suele decirle Rick, Humphrey Bogart, a Ilsa, Ingrid Bergman, siempre que quiere dirigirle un comentario cariñoso. Por su manera de ser, no es capaz de decir directamente "te quiero", pero con esta frase lo expresa.

Se dice que Bogart improvisó esta frase (ya la había usado en Midnight, de 1934) porque entre tomas les estaba enseñando a jugar al póquer a los demás actores y, como Bergman todavía estaba aprendiendo inglés, cuando él se quedaba observando cómo jugaba, se decía esa expresión –un brindis tradicional de los pubs de borrachos— con la que ella se quedó como parte de su vocabulario inglés.

Como tal, es probablemente intraducible. Por lo tanto no critico que se haya sustituido por otra cosa, podemos comprender que hayan buscado una frase diferente a la original que incluso tenga otro significado. Por ejemplo, en alemán se dijo "Ich seh' Dir in die Augen, Kleines": "te miro a los ojos, pequeña", o en japonés: "un brindis por tus ojos". El "por ti, pequeña" del subtítulo al castellano sí tiene más que ver, aunque tampoco conserva todo el significado del original.

Pero lo mínimo que tendrían que haber hecho es mantener siempre la misma en las cuatro veces que se pronuncia porque el hecho de repetirla en el original no es aleatorio, sino que tiene un efecto muy buscado: hacernos comprender que es la forma de Rick de decir "te quiero". Las tres primeras veces que Rick la pronuncia –dos de ellas en el flashback parisino— funcionan como un "planting" que tendrá su recompensa dentro esa despedida famosísima, es decir, en la última ocasión que tiene Rick de pronunciarla. De hecho, el personaje la emite con más contundencia aún que el archirrepetido "siempre nos quedará París" y es lo último que le dirige a Ilsa, es decir que emplea la frase de cierre, por lo que, por lógica, debería ser lo más importante que le dice. No sólo eso: todo lo que le ha dicho hasta entonces es negativo, pero en ese momento ella sonríe porque la frase es muy reconfortante.

Ese efecto tan buscado y planificado se pierde por un lado porque no se ha repetido una frase que los espectadores se habrían aprendido de memoria, sino que en cada ocasión se ha traducido de una manera distinta: la primera vez, dice "Entonces, por nosotros". La segunda: "Toda la suerte, Ilsa". En la tercera ocasión repite la frase que acaba de pronunciar Ilsa: "Por todos nosotros". Por otro lado, porque, por si eso fuera poco, en la cuarta ocasión, es decir, un momento tan crucial, la frase más importante se ha sustituido por algo circunstancial y banal, inventado para el doblaje: "Vamos, vamos, ve con él, Ilsa".

Resulta que la mejor frase (o la quinta más famosa según otros medios) de la historia del cine para nosotros ni siquiera es una frase, sino cuatro tonterías que podrían no decirse y no pasaría nada o repeticiones de lo que acaba de decir ella.

A partir del minuto 10:00 del siguiente vídeo se puede escuchar:



2. SIEMPRE NOS QUEDARÁ PARÍS

Existen, al menos, tres doblajes diferentes de Casablanca para España: el original de 1946, con Rafael Navarro como Bogart (no tiene el ceceo del actor, pero por lo demás le va muy bien la voz); otro de 1966, con Arsenio Corsellas, menos adecuado, y otro para televisión de 1983, en el que a Bogart lo interpreta José Guardiola. El motivo de rehacerlo fue la cuestión política, pues en la película Rick había participado en la Guerra Civil Española en el bando antifascista y ésta era la característica más positiva de su personaje.

En el doblaje, más conocido para nosotros (el que aparece en los clips que incluyo), Rick no dice "siempre nos quedará París", sino "siempre tendremos París", más literal con respecto a "We'll always have Paris", pero menos poético. Y, sin embargo, la frase que se ha hecho popular es la de más arriba, que proviene de otro de los doblajes.

3. PERTENECES A VICTOR LASZLO

En cuanto al tema de "le perteneces", que también se dice en esta última escena en un par de ocasiones, creo que es un error enorme de traducción. En inglés se puede decir que alguien "belongs somewhere" y eso quiere decir que aquel es su sitio. Y lo podemos decir incluso de nosotros mismos "I don't belong here", "éste no es mi sitio". En inglés, Bogart dice "you're getting on that plane with Victor, where you belong" y más tarde dice "we both know you belong with Victor". La pertenencia es al lugar, al lugar que supone "junto a Victor", pero no a Victor.

Lo que quiere decir y como debería estar traducido es "porque ése es tu lugar" o "porque tu lugar está junto a él", ya que además continúa explicando que ella debe irse con él porque le corresponde. Sin embargo, el doblaje dice dos veces "porque le perteneces", lo cual no sólo es inmensamente machista, sino que da otra idea de lo que quiere decir Rick. Ese arrepentimiento del que habla después sólo se puede comprender si nos han hecho ver que el lugar de Ilsa, que es una idealista, está junto a Victor, un revolucionario. Y que el que su lugar esté junto a él es una cosa de la conciencia de ella, no de los deseos de Victor. Pero no lo comprendemos igual si nos dicen que ella le pertenece a él.

4. GIN JOINT EN LUGAR DE CAFÉ

Humphrey Bogart colaboró en los diálogos de la película y especialmente de su personaje, dotándolos de mucho más carisma del que tenían en el guión. Uno de los cambios fue la frase "Of all the cafés in all the towns in all the world, she walks into mine", que significa "de todos los cafés de todas las ciudades de todo el mundo, tiene que entrar en el mío". Como su personaje era el de un borracho –él mismo declaraba este estado como su nacionalidad— servía mucho más para definirlo que dijese lo que se le ocurrió al actor: "gin joints" (garitos/antros donde se bebe ginebra) en lugar de "cafés". Sin embargo, el doblaje lo volvió a "cafés y locales". Y esto da otra idea completamente diferente del personaje de Rick.

5. EL TIEMPO PASARÁ



Tampoco se puede decir que el título de la canción As time goes by esté bien traducido porque su verdadero sentido es "mientras pasa el tiempo". Sé que esto no es tan criticable pues las letras de las canciones normalmente no se traducen, sino que se adaptan, y El tiempo pasará, como adaptación, es bastante fiel al original. El problema llega cuando resulta que todo el significado de esa letra es importantísimo para comprender la película. A los guionistas Julius y Philip Epstein, les pareció que la obra de teatro Casablanca, que tenían que adaptar, no era buena, pero sí la canción As Time Goes By, y decidieron que convertirían esa obra en una película que narrase, con sutileza y a través del subtexto, lo que dice la letra. Así que, incluso aunque la versión cantada en español diga "el tiempo pasará", creo que en los subtítulos de la película debería poner "aunque pase el tiempo" (o algo similar) para que la letra se comprenda bien.

6. INFLUENCIA DE LOS DIÁLOGOS DE CASABLANCA EN EL LENGUAJE COLOQUIAL

El título del excelente thriller de Bryan Singer, Sospechosos habituales (The Usual Suspects), procede de una de las frases de la célebre escena final de Casablanca. Esta frase, además de utilizarse para la película, se ha convertido en una expresión de uso común en inglés, "the usual suspects". Por ejemplo, la hemos podido escuchar a menudo en la serie "House", cuando dicen que quieren descartar primero las enfermedades de las que sospechan más habitualmente: lupus, sarcoidosis…

No es la única expresión extraída de Casablanca que ha dado título a posteriores films, pues ya sabemos que Woody Allen parafraseaba la petición de Ilsa al pianista para dar título a su comedia Play it Again, Sam, que en nuestro país se tituló Sueños de seductor. En realidad, la frase era simplemente "play it, Sam", pero ese "again" le daba una sensación de revisita a la película de Curtiz que no se comprendió bien y llevó a muchas personas a la confusión de pensar que en Casablanca se dice "tócala otra vez, Sam", palabras que nunca se pronuncian. La película de Allen termina también con la frase "Here's looking at you, kid". Lo que dice el doblaje (hecho de nuevo para el film de Allen con José Luís Sansalvador como Bogart) en ese momento es "estoy mirándote, nena", como podéis comprobar más adelante: