¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

27 de febrero de 2006

La televisión como un sinónimo de la vida

Hoy en día la vida es tan frenética como una sesión de zapping televisivo.

No puede haber ni una sola pausa. El tiempo se aprovecha al máximo. A la hora de comer, acudes al gimnasio y, cuando sales del trabajo, vas leyendo en el coche los informes que te tocan para mañana. Recoges a los niños y luego te tomas una cerveza, aunque sabes bien que deberías estar ya durmiendo.

Preferimos engancharnos a una cosa nueva, mientras la que estábamos viendo está detenida, que esperar. Las esperas ya no existen. Y tampoco la constancia, no aguantamos mucho tiempo seguido en el mismo sitio. O en el mismo canal.

Un amigo mío pronunció una frase que me gustó mucho: “El otro día, haciendo zapping leí el Hola...”. El zapping es una excusa tan habitual para confesar, sin confesar, que se ha visto en la tele lo que avergüenza ver, que es bonito extrapolarlo a otras acciones de la vida igual de bochornosas.

Inconstancia, prisa, estrés, tareas amontonadas, acumuladas, simultáneas; aficiones inconfesables o inconfesadas. ¿Quién no tiene estos ingredientes en su vida? En el acto de zappear podemos encontrarlos todos.

Y por supuesto, la persona que maneja el mando a distancia en casa, seguro que es quien manda en casa.


(Si desea añadir un comentario, haga clic sobre la palabra “comments”. Si desea recomendar el artículo a otra persona, haga clic en el icono del sobre).