¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

16 de febrero de 2006

Morbo

Uno de los vicios a los que más sucumbo en los últimos tiempos (además del blog, que puede ser el más reciente) es ver series de televisión. No necesariamente en la televisión. Sí en el televisor, claro, pero casi siempre provenientes de un DVD en el que las he descargado desde Internet. Pues además de lo enfermizo que puede ser el enganche de por sí, resulta especialmente enfermizo que las series sobre doctores, hospitales y morgues llegan a ser casi la mitad de las que veo.

¿Me gustarán por puro morbo o dará la casualidad de que varias series a las que les encuentro virtudes han optado por este planteamiento? ¿O será que están de moda y únicamente me sumo a las estadísticas? Veamos lo que le encuentro bueno a cada una, la conclusión se la dejo a ustedes.

Con un protagonista tan borde como cualificado, interpretado por el brillante actor británico Hugh Laurie
, “House” destaca debido a sus guiones espléndidos, tanto por los casos que plantea y sus resoluciones, como por las frases despectivas y cortantes del doctor. Laurie tuvo su primer gran éxito también en televisión, ya que sus apariciones en cine hasta la fecha han sido algo desafortunadas. En “Jeeves y Wooster”, las adaptaciones televisivas de los relatos de P. G. Woodehouse, representaba al señorito Bertie junto con el genial Stephen Fry, que encarnaba al mayordomo frío y calculador. Con el protagonista de Los amigos de Peter ya había hecho un show de sketches titulado “A bit of Fry and Laurieen 1986.

“Nip tuck” está protagonizada por Julian McMahon, Cole en “Embrujadas”, que no es nada majo, aunque eso parezca indicar su apellido. Junto con su socio McNamara, el doctor Troy opera a personas que no están contentas con su físico. Que la serie está hecha para el cable de EE. UU. queda claro en las escenas subidas de tono y en las impactantes tramas, aunque resulta sorprendente que, con todo lo que se trata el tema del sexo, nunca haya desnudos.

Todos conocemos “Urgencias”, serie de la que se puede destacar la realización, con movimientos circulares de cámara, ritmo frenético y envolvente, y la ambientación realista y estresante. Sin embargo, sus personajes, aunque en ocasiones son interesantes, se quedan muy atrás con respecto a las dos series anteriores. Y las tramas ajenas al hospital suelen producir sopor.

Becker” es la única comedia de esta lista. El que fuera Sam Malone en “Cheers”, Ted Danson, esta vez hace de inteligente. El doctor John Becker tiene una consulta de barrio un tanto cutre y una actitud que casi deja al doctor House como amable. “Becker” es una admirable oda a lo políticamente incorrecto, con tramas cañeras y geniales personajes secundarios.

Del “Black Jack” de Osamu Tezuka existen varias adaptaciones para la televisión. La más reciente actualiza muchas de sus historietas e introduce al personaje de Pinoko incluso en aquellas donde no aparecía. Incluye también a otros personajes habituales del maestro del manga, como el Fénix, el niño de las tiritas cruzadas en la frente, Kimba, Único, etc…

En la parte de la morgue, recomiendo especialmente la serie “Tru Calling” que finalmente van a estrenar en España. Es una pena que no llegara a completarse ni siquiera la segunda temporada, pues es costumbre de la cadena Fox suprimir las series por mínimos bajones de audiencia. Sin embargo, lo que hay vale la pena. Con una premisa parecida a la de la película Atrapado en el tiempo, la serie se reinventa en cada episodio para no resultar tan repetitiva como se podría augurar en cuanto se han visto dos o tres. Tru, estudiante de medicina que hace prácticas en la morgue, puede revivir un día si el muerto que acaba de entrar en camilla le pide que le salve. A partir de ahí, todas las complicaciones que queráis. Una de sus guionistas tiene un blog en el que cuenta cómo se clausuró la serie.

También tienen sus escenas de depósito de cadáveres “Crossing Jordan”, que me gusta, aunque no merece especial mención, y cualquier versión de “C. S. I.”, de las que mi preferida, por su estética y por sus guiones, es Nueva York.
(Si desea añadir un comentario, haga clic sobre la palabra “comments”. Si desea recomendar el artículo a otra persona, haga clic en el icono del sobre).