¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

30 de marzo de 2006

El arco, de Kim Ki-duk. Una joven atrapada en un barco.



Mañana se estrena ‘El arco’, del director coreano Kim Ki-duk, que ya había dirigido 'Hierro 3', 'Samaritan Girl' y 'Primavera...' 'El arco' es una historia sencilla que se te va metiendo dentro, al contrario de como ocurre en otras películas, en las que somos los espectadores los que tenemos que entrar. Está embriagada por la poesía de la naturaleza, la música, la belleza de las imágenes al aire libre, la inocencia y el encanto de la joven protagonista, el colorido de sus ropajes. La evolución de la trama y de la psicología de los personajes está llevada con una progresión perfecta, que hace que nos resulte casi imperceptible, sutil y armoniosa. La humanidad de los protagonistas, que logran unas interpretaciones maravillosas, es probablemente lo que más impeler a la película a ser tan magistral como es.

El filme cuenta la historia de un viejo pescador que encontró a una niña cuando era pequeña y que espera a que ésta cumpla 17 años para desposarla. El pescador vive en una vieja barcaza, a la que trae clientes con una lancha, para que pesquen, a modo de deporte. La niña no ha pisado tierra firme desde que el viejo la encontró. Como no conoce otro tipo de vida, ella no parece a disgusto en su pequeño mundo, incluso parece conforme con casarse con el señor que todo el mundo cree que es su abuelo. La forma de vida flotante contrasta con lo poco que conocemos de los visitantes, muchos de ellos jóvenes, alegres, que visten ropa de marca y disfrutan de aparatos electrónicos, como un reproductor de mp3, que ella no sabe ni que existen. El único entretenimiento de la protagonista es el arco, que utiliza tanto para disparar flechas con certera puntería, como para tocar música como si de un violonchelo se tratara; y un columpio con el que puede refrescarse los pies en el agua del mar.
De estos pequeños retazos de mundo exterior que llegan hasta la barca, surgirá lo que a la joven le haga darse cuenta de que es posible que no lo tenga todo. Un joven y guapo universitario se acercará para pescar, y ambos se quedarán encandilados el uno del otro. Desde ese momento, la futura novia ya no se mostrará tan dócil con el viejo pescador.

(Si desea añadir un comentario, haga clic sobre la palabra “comments”. Si desea recomendar el artículo a otra persona, haga clic en el icono del sobre).