¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

3 de abril de 2006

Derecho a réplica

Antes estábamos acostumbrados a leer noticias o escucharlas en le tele y en la radio y no había posibilidad de responder. Como mucho, se podía escribir una carta al director, pero muy raro era que el contenido de la misma llegara a estar disponible para los demás lectores y, mucho más, que se retractaran con respecto a lo que se decía en los artículos o noticias.

Hoy en día siguen existiendo los medios que funcionan así, pero estamos tan acostumbrados, por lo menos yo, a los blogs y las páginas personales, donde cualquiera pude contradecir, dudar, aumentar o corregir la información que se da, que ya resulta extraño leer algo y no tener posibilidad de réplica. ¿O no os ocurre? A veces, leo en un periódico on-line y me pongo a buscar el botón de los comentarios. Pero, claro, ahí no existe.

La información que se da en los blogs puede estar tan contrastada y tan documentada como la de los periódicos o televisiones, pero sigue aún existiendo una consideración diferente para unos y para otros. No reivindico que se reverencie a quienes publicamos en blogs y que se nos dé total credibilidad. Estoy hablando de los blogs informativos, claro, porque a otros, como éste, más bien opinativos o anecdotarios, pues todo lo que estoy diciendo no se puede realmente aplicar.
Me parece maravillosa esa duda razonable que se tiene sobre si será verdad o no, o lo será a medias, lo que se ha leído. Todos podemos equivocarnos o podemos elaborar un contenido con menos esfuerzo que otro y, por lo tanto, hacerlo mal. Y a nadie le está de más que se le exija total autentificación. Lo contrario sí me gustaría reinvindicarlol. Es decir: que esta nueva era de la información nos hiciera ver que también lo que nos llega de los medios de toda la vida puede ser igual de dudoso. Incluso lo que no son editoriales ni artículos de opinión, es decir, las noticias, están cargadas de la forma de pensar de quien lo ha escrito. Hasta lo que parece más objetivo se puede contar de manera sesgada.

Creo que estaría muy bien que todos los medios, o al menos, la versión para internautas de los medios, incluyeran la posibilidad de comentario y corrección. A muchos periodistas y escritores les resultaría rarísimo tener que enfrentarse a lectores airados o mejor informados o a personas que no están de acuerdo con sus opiniones. Y considero eso positivo. El contacto con los destinatarios, el feedback o retroalimentación, sólo puede servir para que la persona sea más consciente de cómo hace su trabajo y de sus consecuencias. Y le puede valer para aprender mucho.

Las cátedras desde las que predican, sin posibilidad de réplica, los señores y señoras que parece que tienen mucha más autoridad que cualquiera se deberían acabar. Nadie debería estar por encima de los demás. Nadie debería ser intocable. A nadie se le debería presuponer jamás que tiene la razón. Ni que posee toda la información.
Incluso cuando no haya lugar para dar una respuesta, estará muy bien que nos planteemos siempre si lo que nos transmiten es exacto, si estamos o no de acuerdo con ello. No estoy diciendo nada nuevo si comento que nadie nos puede hacer pensar lo que quiera, pero a veces se baja la guardia y se asimilan las informaciones recibidas sin filtro. La actitud abierta, pero con reparos que tenemos ante algunos medios, habría que tenerla con todos.
(Y, como no podía ser de otra forma después de este artículo, le invito a que, si desea añadir un comentario, haga clic sobre la palabra “comments”. Si desea recomendar el artículo a otra persona, haga clic en el icono del sobre).