¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

30 de agosto de 2006

Placer solitario

No penséis mal. Me refiero al Internet. Creo que esta herramienta ha triunfado tanto entre los particulares porque ha llenado un hueco que estaba un poco vacío. Estoy hablando del ocio solitario. Casi todas las actividades de entretenimiento exigen de la compañía de otros. Por supuesto, la exige tomarse unas copas y charlar, pero es que incluso ir al cine, que podría consistir simplemente en una contemplación de una historia, se disfruta más con acompañantes con los que comentar y reírse o emocionarse.

Hasta que llegó y se extendió el Internet, existían formas de ocio individuales, como la lectura, pero ésta quizá no podía llenar tantas horas seguidas como lo hace el enganche a la red. Depende del consumidor, claro, pero requiere mucha más concentración, que no esfuerzo necesariamente, que navegar por la esfera de éter y hoy en día la capacidad de concentración escasea bastante. La televisión también puede considerarse un placer solitario, pero le ocurre como al cine y siempre es preferible verla con alguien más. Aparte de que no ofrece muchas cosas buenas. Se podrían incluir aquí los vídeos y DVD, pero les ocurriría, de nuevo, lo mismo que al cine.

Claro que hay más cosas que se pueden hacer solo o sola. Pasear, ir de compras, jugar a un video juego o a las cartas, hacer crucigramas, sudokus o cualquier otro tipo de pasatiempos… Pero en muchas de ellas sigue viniendo bien la compañía y otras no nos pueden entretener más que un rato.

El ocio en Internet es, además, un ocio activo. Lo es al menos en muchos casos, como éste de publicar tu propio blog y visitar los de otras personas. Un ocio que se parece mucho al trabajo, pero que, al carecer de ese matiz de obligación, lo desarrollan millones de personas por gusto. Y cada vez somos más.

La ventajas de este mundo invisible son infinitas, por supuesto, como la de conectarnos con lugares muy remotos en el globo, darnos información sobre casi cualquier cosa… Pero sobre todo nos ha revolucionado porque cada vez es más la gente que vive sola o que, incluso aunque viva con más personas, tiene mucho tiempo libre. Las tareas domésticas se facilitan, la incorporación laboral y la paternidad llegan más tarde, el paro y el trabajo basura nos mantiene más horas en casa… Con todo esto, hacía falta algo que rellenara esos ratos. Por fin llegó. Y lo mejor es que con él muchas veces dejamos de sentirnos solos.