¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

1 de diciembre de 2006

Cualquiera que trabaje mucho es millonario.


Me hace gracia que en las películas presentan a la gente que trabaja más de diez o doce horas al día y que no tiene vacaciones o fines de semana, como unos adictos al curro, materialistas y que sólo desean dinero. Nunca como gente que no puede hacer otra cosa. Según los casos que yo conozco, la realidad es que para llegar a fin de mes o para no perder o defraudar a quienes te encargan trabajos, no tienes más remedio que trabajar todas esas horas. Y sin hacerte un puñetero millonario como los de las películas.
No veo que lo que tiene esta gente sea un problema tan grave. Y tampoco lo veo como algo reprobable. Si lo quieren dejar o frenar el ritmo, siempre pueden hacerlo, pues seguirá sobrándoles el dinero. Y si disfrutan con el trabajo, maravilloso. Porque, además, sus trabajos suelen ser interesantes y satisfactorios.
(Si desea añadir un comentario, haga clic sobre la palabra “comments”. Si desea recomendar el artículo a otra persona, haga clic en el icono del sobre).