¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

8 de enero de 2007

Otra tontería más antipiratería

Los Reyes Magos me han traído una antigua serie de televisión en DVD. Lo importante no es de qué serie se trate, sino criticar algo que ya había observado, pero que aquí ocurre mucho más que en otros DVDs: sólo cuando compras o te regalan algo original tienes que tragarte la mierda del anuncio antipiratería. Cuando te bajas algo de Internet o te lo copias de otra persona, precisamente lo que haces es eliminarlo. ¿No les parece absurdo hacer que se vea precisamente a las personas que han sido honradas o a las personas “malvadas” en la ocasión en la que han decidido obrar bien? ¿Qué consiguen con eso? Cabrearte y aumentar las ganas de no volver a comprar nada, sino recurrir siempre a la piratería.

Tratándose precisamente de una serie, es muchísimo más grave. Ésta en concreto tiene 24 capítulos. Entonces: o no sacas el DVD del reproductor mientras estés viendo la serie para ver ninguna otra cosa o cada vez que lo insertes tendrás que tragarte los avisos legales, los logotipos de la distribuidora y el anuncio... En total son varios minutos, casi tantos como dura el episodio. Cada DVD tiene seis capítulos. Así que, imagínense. Con una película, que sólo (en teoría, pues te puedes cansar y dejar la mitad para otro día) vas a introducir en el reproductor una vez en la vida, bueno, pero en una serie… Me parece demencial. Tanto es así que, después de habernos gastado el dinero en comprarla, hasta pensamos que la mejor forma de visionarla sería rippearlo a otro DVD.

Lo que logran con esto es lo que lograrían con cualquier otra medida absurda: fomentar la piratería y hacer que les odiemos a muerte. Deberían tener un poco de cabeza a la hora de hacer estas cosas. Si no han sabido programar los DVDs de forma que estos avisos sólo se tengan que ver la primera vez que lo insertas en el reproductor, entonces mejor sería que les pusieran la opción de avanzar rápidamente o de saltártelo. Pero no tiene ninguna de las dos.

Se supone que es un delito piratear cosas, pero ¿por qué no se considera aún más delictivo timar a los consumidores? Si alguien se beneficia de verdad son las grandes cadenas de producción o las grandes superficies y no el individuo que apenas tiene poder adquisitivo. Y, sin embargo, es a los primeros a los únicos a los que se defiende. Me parecería bien que se existiesen leyes antipiratería tan férreas como las que hay si, como contrapartida, se vigilase muy bien que lo que se vende sea un producto que merezca tener el precio de mercado que tiene y que no te engañe con cosas como la que estoy contando. Si tengo que ver un anuncio y un logotipo 24 veces por obligación, rebájenme el precio porque ahí hay 48 inserciones publicitarias que, si estuviesen en televisión, servirían para financiar al medio y para que el espectador no tuviese que pagar nada por ver los contenidos. Debería ser motivo suficiente para que te devolviesen el dinero. Y es sólo un ejemplo, pero así con un montón de cosas.


No entro en otras reflexiones porque sería alargar mucho el post, pero ya que he mencionado lo de que estas inserciones publicitarias deberían abaratar el precio, considero que se tendrían que empezar a buscar nuevas formas de financiación. En las películas de cine ya hay muchísima publicidad. Esto tendría que servir de que saliese gratis ir al cine o alquilar algo en DVD. Y así con casi todo. No digamos ya el timo que es que, en televisiones de pago, como las de Canal Satélite Digital, interrumpan los programas a la mitad para poner tiras publicitarias. Eso debería estar perseguido. Pero bueno, esto es alo que podría explicar con más detalle, pero en lo que no quiero entrar ahora. Quizá en la siguiente entrada.