¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

5 de abril de 2007

Freaks and Geeks

Además de recomendaros la serie que lleva este título: “Freaks and Geeks” y los libros de Paul Feig, su creador, Superstud y Kick Me, aprovecharé para dar a conocer algunas palabras del habla coloquial.

En este caso no me estoy quejando de traducciones mal hechas, ya que esta serie no se ha traducido ni para subtítulos ni para doblaje. Y tampoco los libros autobiográficos de Feig.

Lo que nosotros en España conocemos como “freak” para ellos es todo lo contrario. En el caso del título indicado más arriba, la palabra “geek” es la que se correspondería con esta acepción. Otras formas de llamara a los “empollones” sería “nerds” (La revancha de los novatos o Revenge of the Nerds, tiene una traducción un poco libre). Como hemos señalado antes, con “loser” se referirían a los “pringaos”.

Hilando muy fino se podrían tratar de buscar matices y decir que "geek" es más lo que conocemos como "friqui" y "nerd", un empollón. Pero ya que incluso el concepto de "friqui" varía tanto según quién lo utilice, no se puede llegar a una conclusión determinante en cuanto a las diferencias de estos términos. Sobre todo porque, si queremos ser muy puristas y no utilizar un anglicismo en nuestras traducciones, nunca recurriremos a "freak" o "friqui" y lo más similar que tenemos a esto en español es "empollón". Por lo tanto, "empllón" tendrá que valer para "geek", "nerd" y todos los sinónimos.

Aquí podemos ver a los “geeks” de la serie hablando de remedios contra los abusos que sufren por parte de otros chavales. Aparece incluso un término nuevo: “dork”.



Si tuviese que llamara a estos chicos algo en español, les llamaría "freaks" sin dudarlo un segundo.

¿Pero si “freak” en inglés no tiene el sentido que le damos aquí, qué significa para ellos?

Más literalmente, “freak” es algo que asusta. “To freak out” significa asustarse. Por lo tanto, con “freak” se refieren a lo que ellos llaman “monstruos”, es decir: personas deformes, extrañas, etc… Aquí llegaríamos al título del film de Tod Browning Freaks, que en España se tradujo por La parada de los monstruos. Ni siquiera la palabra monstruo la utilizamos igual que ellos, pues casi nunca —salvo en traducciones y doblajes— se emplea para referirse a una persona horrible, tipo Hannibal Lecter, sino para una criatura gigantesca y terrorífica, como Godzilla. Pero esto sería otro tema.

Otro sentido de “freak sería “extraño”: “I had the freakiest dream last night”.

Con una mezcla de todo esto, podemos traducir “freak” por “bicho raro”. Si lo extendemos a un habla más común, se podría aplicar a toda persona que esté un poco apartada de la sociedad o alejada de los demás de alguna forma. De nuevo me salen términos ingleses: un “outsider”, más o menos.

Y por aquí es por donde llegaríamos al uso que tiene esta palabra en la serie “Freaks and Geeks” y en el habla coloquial adolescente. Se refieren a todas las personas un poco apartadas del ámbito popular, pero por el lado más macarra y gamberro, en lugar de por el lado pringado y empollón de los Geeks.

Estos dos grupos sociales, aunque aparentemente son opuestos, podrían llegar a unirse debido a su condición común de “apestados” socialmente. Debido a que no se relacionan con los más populares y guays, es decir, con las animadoras y los deportistas.

“Bicho raro” se podría aplicar perfectamente a lo que aquí entendemos por “friqui”, por lo tanto, la acepción que se le ha dado en español no es en absoluto absurda, pero sí que es diferente a la que ellos comprenden.




Son cosas muy diferentes, o al menos en la serie. Para distinguirlos, lo tenemos muy fácil. En la segunda foto del artículo están los “freaks”, es decir, los macarras. En la de más abajo, los “geeks” o empollones, intentado aparentar, en vano, que podrían practicar algún deporte.

Si queréis ver a un "geek" en acción, más abajo hay un vídeo del porpio Paul Feig, autor de la serie y de los libros mencionados. Y en este enlace, se puede ver el clip titulado "Portrait of the director as a young geek".