¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

26 de abril de 2007

Mejor blog que bitácora

Ya sé que esto no es una traducción de nada audiovisual, pero ya que nos encontramos dentro de uno de ellos, permítaseme un poco de metalenguaje.

Como ya dije en Lanavajaenelojo, la mejor traducción al español para esta cosa que estáis leyendo ahora no me parece que sea “bitácora”. Ya que estamos en el mundo de la informática y del Internet, donde todo son anglicismos, me quedo antes con uno más que añadir a la lista: “blog”, que con una inexacta traducción.

“Blog” es una abreviatura de web log. Se toma la “b” final de la primera palabra y el segundo vocablo entero.

El significado de “log” es una lista de códigos. Por ejemplo, lo que se hace para anotar el contenido de una cinta de vídeo en los estudios de televisión y postproducción con los códigos de tiempos. Y en España se utiliza así, en inglés, no se emplea traducción.

Si se le añade delante “Captain’s” o “ship’s”, también es el cuaderno de bitácora de un barco.

Tanto en una acepción como en otra, lo más parecido a “log” en español, sería registro.

Tomando el significado naval, es por donde se ha llegado a “cuaderno de bitácora” y de ahí, a “bitácora”. Se podría, quizá, muy remotamente, aceptar como metonimia. ¿Pero es ésa la intención de quien ha extendido el término?

“Bitácora” no significa cuaderno, ni registro ni nada parecido. Hace alusión un armario que tenían los barcos junto a la rueda del timón para guardar la brújula y otros instrumentos, entre los que podía encontrarse el famoso cuaderno bitácora. En él, el capitán del barco hacía un registro cronológico de las maniobras y decisiones tomadas a lo largo del día, pudiendo anotar datos relevantes como velocidad del viento, estado de la mar y otros datos relacionados con la navegación.

El Diccionario de la Real Academia define “bitácora” como especie de armario, fijo a la cubierta e inmediato al timón, en que se pone la aguja de marear. El Diccionario Panhispánico De Dudas, que sí admite la palabra “bitácora” para referirse a “blog”, le pone algunas pegas, como que “cuaderno de bitácora” tiene el inconveniente de que se llama así a los periódicos por Internet. Pero si lo admite, será porque su uso se ha extendido tanto que lo tiene que aceptar.

Para traducir "blog", quizá habría sido más lógico quedarse con “cuaderno” que con “bitácora”, incluso si la cosa se trataba de abreviar la expresión.

Hay quien se refiere a “blog” empleando otras palabras, como “diario” o “ciberdiario”, claro que no siempre es éste su uso. “Registro”, “anotaciones” u otros términos de significados similares quizá estarían más cercanos a su verdadero sentido que “bitácora”.

Cierto es que “bitácora” suena bonito, pero casi siempre, creyendo que huimos de los anglicismos, nos quedamos con algo peor: una traducción a medias.