¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

14 de abril de 2007

Roger, ¿me copias?

No voy a hablar de lo de utilizar “me copias” como se hace a veces, pues esos empleos en el habla cotidiana de cosas trasladadas sin traducir del inglés ya escapan un poco la intención de este blog.

Aquí nos quedaríamos más con cosas que se suelen traducir mal en doblajes y en subtitulados. Porque estas traducciones mal hechas tienen mayores consecuencias: o bien se pierde el sentido de los diálogos originales de las películas, o bien se acostumbra a los espectadores a decir cosas que no existen o que no tienen el sentido que se les da.

Así que, con la parte con la que me quedo del título es con lo de “Roger”.

Cuando las personas hablan por radiotransmisores o walke-talkies emplean una especie de jerga: “recibido”, “cambio”, “corto”, etc… que en inglés serían, respectivamente, “Roger”, “over”, “cut”.

¿Por qué se utiliza el nombre Roger para indicar “De acuerdo, te entiendo”? Desde los inicios del código MORSE, la letra R indicaba “OK, understood”. El poner Roger a la letra R era parte del alfabeto fonético de radio operadores durante la Segunda Guerra Mundial, igual que las letras que seguro que sí nos suena haber escuchado en películas como Tango, Charlie, Alfa, etc… Sería el equivalente a España, Sevilla, Toledo, etc… que usamos aquí cuando queremos deletrear. También hay quien dice que no tienen nada que ver con haber comprendido el mensaje, sino que R es la sigla de "recibido" y que los operadores de transmisiones sin cables muchas veces no tenían que comprender el mensaje que recibían, pues estaba en clave.

Si ya le ponemos apellido a este tal Roger, sería Roger Wilco y significaría "will comply".

Aunque parezca increíble, he escuchado en más de un doblaje traducir este código como el nombre de pila Roger. Hay traductores y traductoras que no saben este dato, por lo tanto, se inventan a un personaje que hasta ahora no existía en la película o le cambian el nombre a quien está retransmitiendo. La palabra “roger”, para ellos, se convierte en el nombre propio. Y así lo dejan, “Roger, te recibo”.

El/la traductor/a podría no conocer el empleo del nombre Roger para estas transmisiones, pero, al menos se podría atener a la lógica de lo que está traduciendo y, si ve que no hay ningún Roger por ahí, buscarle el sentido antes de inventarse a un personaje.