¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

11 de mayo de 2007

Sé lo que hicisteis, de repente, el último verano en Marienbad

Con este título de broma que mezcla tres o cuatro películas en una lo que quiero decir es que “last summer” no significa “el último verano”, sino “el verano pasado” y “l’année dernière” no significa "el último año", sino "el año pasado".

La diferencia es muy poca, muy sutil, así que parecerá que lo que estoy señalando no es exactamente un error, pero en inglés, siempre que se utiliza “last year” o “last summer” es para referirse al año o el verano pasado. “The past year” es algo que se utiliza poquísimo. Y quizá la forma de indicar que algo es último, que ya no hubo más, sería introduciendo delante el artículo: "the last summer", "the last year", cosa que no tiene ninguno de estos dos títulos.

En francés sí se podría distinguir “l’année derniere” de “La dernière année”, que respectivamente quieren decir, “el año pasado” y “el último año”. También tenemos la traducción literal de “el año pasado”, “l’année pasée”. Para que la traducción que se ha hecho en algunos lugares de la película de Resnais como El último año en Marienbad fuese exacta el original debería decir “La dernière année”.

Por lo tanto, en español, “el último año” o “el último verano” pueda tener connotaciones para algunas personas en el sentido de final, de que ya no hubo otro verano u otro año. Y en en inglés y en francés estas connotaciones no se dan o, por lo menos, no de forma tan inmediata.

Además de eso, no es la forma más exacta de decir en castellano esta expresión. El significado es prácticamente el mismo, sí, pero lo más correcto, lo más apropiado en nuestro idioma es decir “el verano pasado” o “el año pasado”, lo otro no suena muy a español, sino a traducción forzada.

En los casos de las tres películas norteamericanas —la francesa sí la tradujeron bien en España, aunque no así en otros países— no nos encontraríamos ante traducciones no del todo buenas debido a que quienes traducen no conocen el idioma de partida, como en muchos casos comentados anteriormente, sino a algo más habitual: a que no se cuida la corrección total en el idioma de destino. Y eso casi parece más fácil de evitar.