¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

22 de junio de 2007

'Cásting' o hay cosas peores que los neologismos

“Cásting” es una de esas palabras que suenan inglesas, pero que en castellano las utilizamos para indicar una cosa que no se corresponde con su verdadero sentido en inglés.

Ocurriría igual con “spot”, aquí empleada para designar un anuncio publicitario audiovisual — a diferencia de los anuncios para prensa y revistas que se llaman así, “anuncios” —, pero que en inglés tendría su traducción en “commercial”. “Spot” en inglés, significa, o bien “mancha”, o bien “lugar concreto” o, si se trata de un verbo, “avistar”. Otro ejemplo de palabra que suena inglesa, pero que es puro español, es “footing”. En inglés, correr por la calle para hacer ejercicio en plan amateur se dice “jogging”.

La palabra “cásting” en inglés significa reparto, elenco. Y, en español, prueba o preselección de actores, cantantes, modelos, etc… Por lo tanto, “cásting” es una metonimia, es decir, la parte por el todo de “prueba de cásting”, que sería la expresión completa y correcta y en la que la voz inglesa sí tendría el mismo significado que en su origen. Sería un caso similar al de “consulta”, que es una metonimia de “sala de consultas”, pero que ya se utiliza para designar al lugar en vez de a la acción y que, como mencionó Jalop, sería mejor traducción para “kabinet” que “gabinete”.

Cuando aquí decimos “cásting”, en inglés se dice “audition”.

En muchos doblajes, precisamente con la supuestamente loable intención de no emplear anglicismos —cosa que está bien, salvo que el remedio sea peor que la enfermedad, como en este caso—, en lugar de decir “cásting”, dicen es “audición”. Así que, para no utilizar un anglicismo, directamente, toman una palabra inglesa y, en lugar de traducirla, colocan la que se acerca más en sonido o en grafía, pero que sea española. Y dicen “audición”.

Es en concreto en el doblaje de “Friends” y de su spin-off “Joey” donde más se ha utilizado y desde donde más se ha generalizado.

Audición, según el diccionario de la RAE:

1. f. Acción de oír.
2. f. Concierto, recital o lectura en público.
3. f. Prueba que se hace a un actor, cantante, músico, etc., ante el empresario o director de un espectáculo.

Como ya comenté en la entrada de Jalop sobre las “nominaciones”, al final la RAE recoge estas acepciones que no existían previamente, puede que por ese afán de adaptarse al uso.

Pero el caso es que también recoge “cásting”, así que sería correcto utilizarlo.
Casting.
(Voz ingl.).
1. m. Selección de actores o de modelos publicitarios para una determinada actuación.

Si nos creemos que utilizar “audición” es caer menos en los anglicismos que utilizar “cásting”, nos estamos equivocando. Ambos son préstamos mal tomados del inglés, pero ambos los acepta la RAE.

Dentro de todo, “cásting”, sería una opción preferible, pues la metonimia siempre será mejor que la chapuza de buscar lo que más se parece fonéticamente aunque tenga un sentido totalmente opuesto. Y no sólo por eso, también porque en la profesión se ha empleado así desde siempre. Me parece bien sustituir algo que incorrecto, por mucho que se haya utilizado toda la vida, siempre que sea para cambiarlo por algo correcto. Pero en este caso, no sería así.

Se me podría discutir lo de que en la profesión se ha utilizado desde siempre ya que, como ha ocurrido con varios términos o expresiones inadecuados, el doblaje los ha puesto de moda. Ahora “audición” se emplea en textos escritos directamente en castellano, como por ejemplo, las autopromos de programas del tipo “O. T” y otros.

Mi sugerencia sería utilizar la palabra "prueba". "Tengo una prueba" es algo que podría decir un actor, actriz o modelo perfectamente. "Tengo una audición" no lo dice nadie o, al menos, no lo decía nadie hasta que lo divulgaron los doblajes.