¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

25 de junio de 2007

¿Por qué llamar cómics a tebeos franceses, italianos, españoles…?

Es habitual que los aficionados a los cómics se ofenden si a su material de lectura favorito le llamamos tebeos. ¿Nos suena despectivo decir “tebeo” y parece más respetuoso “cómic”?

Si supiesen de dónde proceden ambas palabras, verían que ambas son igualmente desconsideradas: “Cómic” viene del inglés “comic” que es la reducción de “comic strip”, es decir: “tira cómica”. Lo que conocemos hoy en día por cómics no siempre son cómicos y casi nunca son tiras. Las tiras son algo menor que podría sonar aún más despectivo que nuestro TBO o que palabras con un origen no basado en una marca, como “historietas”.

La prueba de que incluso “cómic” suena mal a los angloparlantes está en que se inventó la expresión “novela gráfica” para darles algo más de categoría a esos tebeos más largos y dirigidos a un público adulto.

Al igual que comentamos que ocurría con “gay”, el extranjerismo suena más digno que los sinónimos propios que tenemos y, sin embargo, su origen es igual de despectivo que el de las palabras de aquí.

Además de esta errónea ofensa, llegamos en seguida a otro absurdo: a estas creaciones hechas de viñetas y bocadillos las llamamos manga si vienen de Japón.

En una discusión sobre el tema se me intentó hacer ver que los manga tenían una palabra concreta porque la tradición de este arte en Japón era muy diferente a la de otros lugares y porque la forma de crear estas historietas en el país del sol naciente dista mucho de la occidental. Estoy de acuerdo, pero también los tebeos europeos son diametralmente diferentes a los estadounidenses. Y, si no, saliéndonos ya del noveno arte y extrapolándonos a otros, tampoco podríamos llamar cuadros o pintura a lo que pintan en Oriente, pues no son representaciones en absoluto similares a las de los pintores de los países que nos rodean. De hecho, las diferencias son mayores que en el arte de la historieta.

Pero, de acuerdo, llamémoslos mangas. Yo utilizo esta palabra y, no sólo eso, yo soy un poco mangaka. Entonces, si llamamos manga a los tebeos japoneses y cómics a los ingleses o americanos, ¿por qué íbamos a llamar también con el término anglosajón a los que provienen de otros países que no son de habla inglesa?

Según esto, los franceses, belgas, suizos… se deberían llamar BDs (abreviatura de bandes dessinées); los italianos, fummetti; los portugueses, bandas desenhadas o quadrinhos; los gallegos, bandas deseñadas, etc…

No se trata de un purismo exagerado y un rechazo pleno a los extranjerismos, pero lo que no tiene sentido es utilizar una palabra que no es de nuestro idioma para definir algo que, en su idioma original, tampoco se llama así. Si adoptamos un término de fuera, que sea para utilizarlo en los casos en los que hablemos de algo hecho en ese idioma. Tampoco me parece lógico que tengamos que aprendernos la palabra de cada país según utilicemos un producto fabricado allí. Yo leo tebeos de Ralf König y, sinceramente, no sabría cómo llamarlos, pues no tengo ni idea de alemán. Así que sería preferible quedarnos con nuestro término, tebeo, y dejar de considerarlo despectivo.