¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

26 de julio de 2007

Juego de palabras en inglés para tráiler internacional de ‘Los Simpson, la película’



Esta tarde se estrena Los Simpson, la película, que viene precedida por al trailer que acabáis de ver.


El sentido de la frase hecha “Between a rock and a hard place” no es muy difícil de deducir: entre el cáncer y la lepra, entre Málaga y Malagón… cosas así. Es decir, que hay que elegir entre dos opciones muy malas o que quien está así se encuentra en una situación parecida a aquella que nos retiene entre la espada y la pared.

Eso es una cosa, otra muy distinta es que cualquiera que vea el teaser-trailer de Los Simpson, la película, filme que, hay que tenerlo muy en cuenta, va dirigido principalmente a niños o a menores de edad, sepa leer estas palabras y peor aún: entender siquiera su sentido literal en inglés. Menos aún serán quienes conozcan la frase hecha y aún menos o quizá más, pero puede que otros, los que la asocien con la canción de los Rolling Stones.

Pues, sin encontrar un problema en esta cuestión, los distribuidores del film adaptación de la serie de dibujos han colocado un spot en el que el chiste consiste en que Homer se columpia golpeándose alternativamente con una roca y con un bar llamado “A Hard Place”.

He visto esta promo en un cine y debo decir que había niños de edades realmente cortas que se reían. Y no era el Ideal, cine a donde los guiris llevan a sus hijos; era un cine de la calle Fuencarral donde todo se proyecta doblado y los niños eran españoles. No es que lo entendiesen. Es que se reían de lo que se suelen reír personas tan pequeñas: de la violencia gratuita.

Y digo yo, ¿no habría en toda la película otro momento para elegir? ¿El único chiste que se podía extraer para el anuncio era un juego de palabras intraducible? O, de nuevo, las distribuidoras toman decisiones absurdas y no saben lo que hacen. Probablemente se trata de lo último, es decir, ni ellos entendieron que las letras supusiesen un chiste adicional, sino que creyeron que era un nombre de bar aleatorio y que todo el humor estaba en los golpes que recibía Simpson.




Esto me sirve para hablar de algo más: los plurales en los apellidos. En inglés, los apellidos se pluralizan, además de hacerse otras cosas realmente malas como pasarse los de los maridos a sus esposas. En español, no. Ni lo uno ni lo otro (y luego dicen los extranjeros que España es un país machista). Estamos acostumbrados a ver series o películas con plurales ingleses de apellidos. Una de ellas, quizá la más célebre, es los Simpson.

Felicito encarecidamente a las personas que introdujeron la serie en España por primera vez hace ya muchos años porque lograron dejar este apellido en singular, que es la forma en la que nos referimos aquí a las personas que se llaman lo mismo, aunque sean más de una; es decir, que es la forma más correcta en la que lo podían haber hecho.

Pero tanta felicidad no podía durar. Y últimamente, el título español de la serie se ha ido desvirtuando. Ahora, lo que se pone por televisión lleva una incorrectísima –s final que nos habla de “Los Simpsons”. Habría que decir “The Simpsons”, en inglés o “Los Simpson”, en español, pero no esa absurda mezcla. Y lo mismo con cualquier otro título o frase de diálogo que implique apellidos plurales. Afortunadamente, los traductores de películas sí que suelen acertar en esta cuestión. Ha sido probablemente la cadena de televisión que emite la serie la que ha acabado estropeando esta buena obra. La película se va a estrenar con un título correcto: Los Simpson, la película. Así que espero que no se extienda por medios de comunicación o páginas y blogs de Internet esa absurda -s final.