¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

5 de julio de 2007

¿Por qué anuncian helados mujeres que no los comerán jamás?

Cuando llega el verano y nos invaden las campañas publicitarias de helados, nos vemos también inundados de fotos de bellísimas y delgadísimas actrices o famosas que probablemente no comen otra cosa que verduras o batidos adelgazantes.

No me llamaría la atención que una de las marcas de helados, o incluso dos, hubiesen optado por poner a tías buenas famosas para anunciarlos, pero que lo hagan todas…

Por un lado, la similitud de las campañas hace que sea imposible recordar cuál de las marcas es la que se anuncia en cada momento. Con lo cual, están tirando el dinero. Y supongo que se trata de cantidades de dinero nada despreciables.

Por otro lado se podría protestar por el absurdo de dirigirse exclusivamente a un público masculino —o femenino homosexual— cuando las mujeres comen tantos helados como los hombres o más. No estoy en contra de que se exhiban estos cuerpos femeninos, siempre que hubiese otros masculinos equivalentes. Para acompañar el blog he decidido poner sólo imágenes de hombres y que se me tache de sexista si se quiere, pero es sólo una entrada en comparación con la cantidad de cartones y spots anunciadores que lo son también, pero desde el otro lado.

Y, por otro, que es lo que a mí más me molesta, por la falsedad tan enorme que presentan. Pues precisamente estas actrices si se conservan tan bien es porque no comen helados, que les producirían granos y les harían aumentar de peso. Vale que en cualquier spot o anuncio publicitario, aunque sea de comida, se elige a modelos delgados, sin tener en cuenta si ingerir el producto anunciado engorda o no. Pero una cosa es disimular con los modelos y otra basar la creatividad en lucir estos rostros y cuerpos exentos de los efectos del chocolate y los hidratos de carbono.

Más que como protesta, escribo esto con una auténtica intención de obtener una respuesta. Puedo entender que se asimile sensualidad con consumo de productos un tanto adictivos, innecesarios en la dieta y, por lo tanto, caprichosos. Llego a captar la analogía entre dos tipos de tentaciones: comida y sexo… Pero todo esto me hace aún más preguntarme por qué se excluye a la mayor parte del público femenino, pues incluso basándonos en tópicos machistas, se supone que somos nosotras las que más recurrimos a cebarnos en casos de depresiones y males de amores.

Me atrevería a asegurar que estas campañas no son efectivas. Bueno, lo diré de forma más específica: no son efectivas para vender las marcas de los helados. Sí que lo son para promocionar a las actrices y que se hable de ellas. Pero creo que las imágenes a cámara hiperlenta en las que se ven los ingredientes saltar, chocar y mezclarse son lo que de verdad hace que te apetezca un helado.