¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

6 de septiembre de 2007

¿Por qué Die hard se tradujo por Jungla de cristal?

Cuando hablamos de las traducciones de títulos de películas, las podríamos dividir en dos tipos: aquellas que no tienen nada que ver con el original porque la distribuidora decide llamarlas otra cosa, y aquellas que se separan de original porque el/la traductor/a no entendió lo que quería decir el título primigenio.

Poco sentido tiene para mí hablar en este blog de los primeros casos. Por un lado porque cualquiera puede ver que el significado de los dos títulos es diferente. Por otro porque estas decisiones, ya sean acertadas o incorrectas las habrán tomado por algún motivo y ahí no tiene mucho sentido meterse, salvo para decir que no te ha gustado o que sí. Es algo que han hecho a propósito y, por lo tanto, ya saben que lo han hecho. Algo cometido por despiste o desconocimiento, como sería el segundo tipo de traducciones, sí que quizá merece la pena señalarlo pues es posible que aún nadie haya reparado sobre ello.

Sin embargo, en este caso, una decisión, que, por otro lado, considero muy válida, nos sirve para ilustrar una frase hecha y dar algo de información.

El ejemplo que más atormenta a todos los lectores es el de Jungla de cristal como traducción de Die Hard. Y por ello he pensado que podría ser interesante ofrecer una aclaración. Y qué mejor momento que la víspera del estreno de la cuarta entrega de esta trepidante serie de aventuras protagonizada por John McClane: Live Free or Die Hard, traducidacomo La jungla 4.0, ya que su argumento incluye a piratas informáticos.

No se trata de una mala traducción, pues aunque el título español fuese malo, lo que habría estado equivocacdo en este caso no sería la traducción, sino la decisión de la distribuidora.

Nos encontramos ante un juego de palabras intraducible. Lo que veis a simple vista es “die hard”, algo así como “morir duramente”. Pero no es eso lo que significa en inglés esta expresión. Es decir que quienes se quejan de que se haya traducido por algo con un significado diferente, primero deberían conocer lo que de verdad significa antes de protestar de forma tan dura.

“Die hard” es parte de una frase hecha que quiere decir “tardan en irse”. Por ejemplo: “los viejos hábitos tardan en irse” o “cuesta quitárselos”: “Old habits die hard”. Tomando sólo parte de esta frase hecha, se dio título a las películas protagonizadas por Bruce Willis. Pero claro, para los angloparlantes, esto era claramente un juego de palabras.

Si nos quedásemos sólo con esta parte de la frase, “die hard”, ni siquiera querría decir “muere duramente” o la traducción más literal que es “muere duro”, que era lo que sugería la mayoría de los lectores a pesar de que colocaban un adjetivo en el lugar de un adverbio. No hace falta saber mucho inglés para conocer expresiones con la palabra "hard" que no hablan de dureza, precisamente, sino de dificultad. “Esto es muy difícil conseguir”: “This is hard to get”. En este caso, estaríamos con la acepción “difícil” y no “dura”. Así que lo más parecido a “die hard” literalmente sería “difícil de matar”, pero eso es una película de Steven Seagal con un título bastante mediocre y, paradójicamente, fácil de olvidar.

Por lo tanto, ninguno de esos títulos que los airados comentaristas sugerían sería mejor que el que se le dio. Ninguno haría justicia completa al nombre original del film y mucho menos serían sonoros, originales o memorables.

Jungla de cristal, en su lugar, me parece un título magnífico. Además de que suena potente, te da una idea muy cercana del estilo de película del que se trata.

En Italia se tituló Trappola di cristallo; en Francia, Piège de cristal (trampa de cristal, en ambos casos), en Portugal se dejó el título inglés y en Alemania, Stirb langsam (morir lentamente).

Ya que hablo de “hard” estaría bien mencionar, para que veáis que duro no es su único significado, lo bueno que era el tag line de Virgen a los 40. “The more you wait, the harder it gets”. Lo que quiere decir es “Cuanto más esperas, más difícil resulta”. Pero también “más dura se pone”. Otro juego de palabras que, por desgracia, es intraducible y que, por mayor desgracia aún, superaba con muchísimas creces en hilaridad a la película que vendía.