¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

24 de octubre de 2007

En el escenario del peor caso

Cuando nos quejamos de las traducciones inexactas empleadas en los doblajes, más que por ganas de criticar, lo hacemos porque su repetición tiene consecuencias en el habla cotidiana y ésa es la parte que nos fastidia realmente. Para que la influencia se deje notar, como ya habíamos comentado, estos fallos de traducción tienen que estar en piezas cuyo original está en inglés, ya que lo que viene en otras lenguas es tan minoritario que no tiene aún capacidad de contaminar nuestra habla cotidiana.

Uno de los ejemplos que más se están pudiendo ver en estos momentos es la palabra “escenario”. Probablemente la moda la ha importado el film de Al Gore, Una verdad incómoda, y sus discursos.

Todo ello viene por la expresión inglesa “worst case scenario”, que no quiere decir nada de ningún tipo de escenario, sino que significa “en el peor de los casos”, es decir, que, de entre todas las posibilidades, se contempla también lo peor que podría pasar. Sería como advertirle a alguien de que se ponga en lo peor. Cuando se evalúan las consecuencias de lo que se hace, se puede elaborar una frase de este estilo: “puede pasarnos tal, cual o, en el peor de los casos (worst case scenario), no-sé-qué”.

Esta palabra no sólo tiene uso dentro de esta frase, sino que también se puede utilizar suelta, donde tendría más o menos la traducción de “situación” o “posibilidad”. Por ejemplo: “Scenario 1: He says yes. Scenario 2: He says no. Scenario 3: He freaks out”… se traduciría como “Posibilidad 1: él dice que sí”, etc… O “In this scenario, we should…”: “En esta situación, deberíamos…”.

La cuarta definición de la palabra “escenario” en el diccionario de la RAE es “Conjunto de circunstancias que rodean a una persona o un suceso”, que, de las acepciones ofrecidas —la más habitual es el escenario que vemos en la foto—, sería la más parecida al término inglés. Pero incluso ésta no representa exactamente lo que quiere decir “scenario”, que se define como “una consecución de hechos imaginados o planificados” (“an imagined or projected sequence of events”).

Y, sin embargo, cuando los artículos de Gore o de cualquier otra persona se trasladan a nuestro idioma, vemos la palabra “escenario” repetida en numerosas ocasiones con un sentido que no es el que tiene este vocablo en español.

Sin ir más lejos, esta mañana, el periódico gratuito ADN, hacía todo un titular con lo que probablemente era una traducción de la frase hecha “worst case scenario” o de una que la parafrasea, realizada por alguien que no es traductor y que no sabe inglés. Dentro de la noticia, se continúa con lo siguiente: «“Los escenarios previstos por el GICC, por sombríos que parezcan, son demasiado optimistas", afirma la experta, citada por The Times». Está claro que en esta frase de la experta Corinne Le Quéré, la palabra se ajusta a la definición dada para la palabra inglesa “scenario”, pero no a la que se ofrece para nuestro “escenario”.

Esto es sólo un ejemplo, ya que en otros periódicos y en telediarios nos encontraremos este uso incorrecto casi a diario.

Nos ocurre algo parecido con el término “agenda”, sobre el cual ya debatimos largamente cuando comenté que la traducción de Agenda oculta, Hidden Agenda, me parecía un error garrafal debido al desconocimiento de una frase hecha que significa “segundas intenciones”. Ya que en los ámbitos políticos y económicos los neologismos se introducen rápida e irreflexivamente, “agenda” y “escenario”, comienzan a sonar como parte de nuestro idioma. Y, al igual que muchos rebatían entonces que aquello fuese una mala traducción, puede que resulte difícil ahora argumentar sobre el término “escenario”. Como en otras ocasiones, estamos ante una diferencia muy sutil y se podría decir que la palabra “escenario” española vale para estos contextos. Es verdad que es en cierto modo parecida, pero eso precisamente es la mayor prueba de que se ha caído en un “falso amigo”, en lugar de ser el argumento que nos valga para justificar este uso.

En francés, “scénario” significa guión, acepción que también posee en inglés, aunque no se utiliza nunca con ese significado. Y ha habido veces en las que también he visto traducciones inexactas de esta lengua en las que se mantenía la palabra más próxima fonéticamente, cayendo así en un “falso amigo” similar, aunque diferente.