¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

3 de diciembre de 2007

¿Les tienen manía a Edgar Wright y a Simon Pegg?

Normalmente no comentamos las traducciones de títulos que son malas decisiones de las distribuidoras —es decir, las malas traducciones de las que habla casi todo el mundo—, sino las que provienen de errores de traducción debidos a desconocimiento de expresiones o aspectos culturales en el idioma original.

Sin embargo, el caso tan llamativo que ocurre con estos creadores merece ser señalado, ya que van dos de dos y eso es bastante sangrante. Sus películas, Shaun of the dead y Hot Fuzz no tienen traducciones fáciles directas, eso lo admito.

La primera introduce el nombre de pila Shaun para hacer una parodia de otros films de zombies de los que funcionaría como estandarte Dawn of the dead y de ahí el juego. Aquí siempre estamos extrañados de que se dejen sin traducir títulos que tienen soluciones facilísimas y que a veces incluso incurren en confusión, como el perfecto ejemplo de Once, y se traduzcan otros que requerirían mucho más ser mantenidos tal cual, como es el caso de Shaun of the dead. No sería la solución perfecta, pues para que se entienda, Amanecer de los muertos también se tendría que conocer en inglés. Pero creo que para el público reducido al que se dirigía el film en España, el efecto se habría logrado.

O incluso si no se dejaba sin traducir, lo que está claro que no fue una buena solución fue cambiarlo por Zombies Party. Lo primero, ¡¡¡¡ESTE TÍTULO TAMBIÉN ESTÁ EN INGLÉS!!! Lo segundo, la imagen que da de la película es tan deplorable que segurísimo que la mayoría de la gente que decidió no verla se abstuvo por ese motivo. Yo misma tardé un tiempo en entrar y creo que ya por fin la vi porque conocí otros trabajos de Pegg y Wright o porque me la recomendaron. Así que ese público reducido al que podría haber llegado con su título original se redujo al final mucho más al tener un título que la sitúa en la categoría de serie Z. Y encima ni siquiera había una fiesta.

Llegamos a la siguiente película que se estrena el 5 de diciembre: Hot Fuzz se traduce por Arma fatal. En este caso podemos admitir que el título español tiene un sentido, ya que uno de los protagonistas es aficionado a todas las películas de acción norteamericanas que se llaman cosas como Arma letal y otras. Sin embargo, no todo el mundo percibirá que se trata de un título paródico o de homenaje. Lo que aparenta ser es un título poco memorable como tantos otros y de segunda fila, lo cual al menos es un ascenso desde la serie Z.

¿Cómo habría traducido yo Hot Fuzz? No es que tenga la respuesta, pero sé que, si me meto con quienes lo han hecho, lo mínimo es que ofrezca alternativas. De nuevo recurriría a la cutre y vaga solución de no traducirlo. Sí, en general me parece una mala opción, pero en este caso creo que sería preferible. De hecho, estoy convencida de que todo el mundo que hable de la película es así como la va a llamar y en otros países lo han dejado en inglés. Un producto que ya viene tan precedido por la fama y las expectativas y que ha tardado tanto en llegar a nuestro país es normal que ya lo haya conocido todo friqui por Inernet. También es muy probable que su público más fiel ya se la haya bajado de la web, aunque eso es tema para otro lugar: ¿quieren acabar con la piratería? No tarden dos años en estrenar las cosas que la gente tiene ganas de ver.

Si no una traducción alternativa, sí puedo dar una explicación de lo que significa Hot Fuzz en inglés. "Fuzz", además de significar literalmente pelusa, es una palabra slang que utilizan en Gran Bretaña para denominar a la policía. Al final de la película, cuando atacan, se escucha una frase que dice algo así como "Here's the fuzz". "Aquí está la pasma", sería lo más parecido que se me ocurre para el castellano de España. "Hot", ya sabemos, es caliente, pero también es candente, sexy, agresivo, etc…

Conclusión: este artículo, por una vez, no es para quejarme del desconocimiento que tienen los/las traductores/as de los idiomas, sino para reivindicar un par de películas geniales que muchos de vosotros probablemente os habéis perdido por culpa de estos títulos. Si es así, por favor, no os dejéis engañar por lo mal que suenan e id al cine a ver Hot Fuzz (posiblemente la película más divertida del año) y al videoclub a alquilar Shaun of the Dead.