¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

19 de diciembre de 2007

No te rompas la crisma para enviar una felicitación navideña

Esto no es sobre traducciones, sino sobre una palabra extranjera que se utiliza en el habla cotidiana en idioma español. Como supongo que todo el mundo sabe, Christmas significa Navidad. Por añadir algo que quizá ya sabe menos gente, a veces se abrevia como Xmas. Pero ése no es el tema.

Christmas card es una tarjeta de felicitación navideña, igual que Christmas Carol es un villancico. Aquí hemos tomado parte de la primera de las expresiones para hacernos una propia, más o menos como la absurda metonimia de la que viene "bitácora". Y llamamos Christmas a las tarjetas de felicitación que se envían y reciben por estas fechas.

Muy bien. De acuerdo con el préstamo, aunque lo utilicemos con un significado distinto al real. Pero lo que no tiene ningún sentido es que, cuando se quiere decir que se envía una de esas tarjetitas en singular, se le quite la –s del final a la palabra. Es absurdo porque el vocablo en singular acaba en –s. "Te mando un crisma", ¿cuántas veces hemos escuchado eso? ¿Qué es lo que le manda, la cabeza? Aunque sea uno solo, sería Christmas, con –s al final.

Esto es similar al problema de los plurales en idiomas como el italiano, que ya comentaba Dillinger en una entrada de hace tiempo. Ahí lo que se hacía era añadir las superfluas eses: paparazzis. Intentamos aplicar nuestras reglas a palabras que aún no se han integrado en nuestro idioma como tales y que deberían pluralizarse y singularizarse como se hace en su lengua de origen.