¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

23 de junio de 2008

Buenos días

¿Cuántas veces habéis tenido o escuchado esta conversación?

–Buenos días.

–Por decir algo, porque…

Vale, de acuerdo, cuando te saludan, si quieres ser más elocuente o simpático de lo exigido por el mínimo protocolo, decir algo que vaya más allá de la lacónica repetición de ese saludo suele estar bien. Además, es el pie perfecto para hablar del tiempo, eso de lo que se habla siempre que no se sabe de qué hablar.

Pero no tiene sentido. Cuando alguien dice "buenos días" o su equivalente vespertino y nocturno, no lo está afirmando, te lo está deseando. La respuesta o el añadido de "por decir algo" o "no tan buenos" o "no sé yo" o versiones varias que escucharéis por ahí, sería lógica si quien dijese "buenos días" estuviese haciendo una observación sobre la situación.

Me hace gracia pensar eso. De hecho, si se tratase de una observación, sería, probablemente, la última del mundo que haríamos. Lo primero, requeriría un tremendo optimismo que no se suele tener y menos en las situaciones en las que estas palabras son pronunciadas: a primera hora, entrando en el lugar de trabajo. Además, sería muy osado afirmar tal cosa sin saber bien cómo se va a desarrollar el resto de la jornada o qué está ocurriendo fuera de aquello que alcanzan a ver nuestros ojos y/o a escuchar nuestros oídos.

(En la ilustración de Garfield el chiste es intraducible. Ya que en inglés se dice "buena mañana" en lugar de "buenos días", pueden decir que para él "mañana" y "buena" son términos contradictorios).