¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

9 de septiembre de 2008

Malos tiempos para la traducción

Lo decimos siempre: en este blog no criticamos los títulos que, por decisión de las cabezas pensantes de las distribuidoras tienen una traducción que no es una traducción, sino una alternativa inventada por la que se opta conscientemente, sabiendo que no significa lo mismo que el original. Mucho más que eso preferimos señalar los errores de traducción debidos a desconocimiento del idioma original o del elemento de cultura en el que se basa el título primigenio. O sea, aquellos que se cree que sí significan lo mismo que el original.

Sin embargo, se produce próximamente una conjunción, no astral precisamente, que hace que venga bien una entrada recopilatoria con todas las barrabasadas que os encontraréis en las dos semanas venideras en la cartelera.

El 12 de septiembre:

Un verano en la Provenza.

El título para España de este film de Eric Guirado sirve para sustituir Le fils de l´épicier. Es cierto que una traducción literal: "el hijo de la tendera" carecería completamente de glamour. Pero buscarle algo tan convencional y poco memorable como Un verano en la Provenza tampoco sé si es lo acertado.

Para que no nos quedemos en el comentario sobre las diferencias y aportar algo de conocimiento como es siempre nuestra intención, diré que "épicier" es tanto femenino como masculino incluso aunque exista la forma con grafía con terminación femenina, "épicière".

Mi ligue en apuros

Aquí no hay indignación posible: título malo para película mala. El director de El lago azul, Randal Kleiser vuelve con un directo a DVD de 2005 que en nuestro país se estrena en salas. Su título original tampoco lo es mucho: Love wrecked, "amor naufragado". Si bien dejarlo así no sería lo mejor, buscar un juego de palabras con los barcos, naufragios, islas desiertas, etc… habría sido más interesante. En Argentina se llamó Enamorados por accidente y en México Solos por accidente. Tampoco se puede decir que allí se hayan roto la cabeza.

Según avanzan las semanas, la cosa va mejorando y llegamos al 19 de septiembre con el que probablemente será el mejor título malo del año… y posiblemente de los dos o tres últimos años:

Atrapado en un pirado

El regusto ochentero de la rima y de utilizar la palabra "pirado" que nadie usa en la vida real, sino que se reserva para los títulos de las comedias, es grandioso. Su nombre original tampoco dice nada: Meet Dave, "¿conoces a Dave?". La explicación: dentro de Eddie Murphy hay muchos otros Eddies Murphies pequeñitos. ¿Qué más se le puede pedir a un film?



Cuatro vidas

En este caso llegamos a otra modalidad muy habitual también: si crees que una traducción tal cual del título original, The air I breathe, "el aire que respiro", a nadie le va a decir nada, describe la película con un título inventado. Nadie se acordará pasadas dos semanas ni la distinguirá de Nueve vidas, Cuatro amigos ni de tantos otros títulos, pero eso nos da igual. Nada es perdurable. Y descrita queda, eso sin duda: Cuatro vidas está basada en un antiguo proverbio chino según el cual la vida se puede reducir a cuatro emociones: placer, felicidad, dolor y amor. La película se compone de cuatro segmentos focalizados en cuatro personajes que representan a cada una de estas emociones.

Tropic Thunder: ¡Una guerra muy perra!

Modalidad subtítulo que también recurre a la rima. Maravilloso. Seguro que es adecuado al estilo de la película.

Vicky Cristina Barcelona

Por último, el peor de todos los títulos: largo, complicado de decir, que no se sabe a qué viene o qué significa. Y lo peor: no lo han inventado en una distribuidora, es de Woody Allen. ¿Qué le pasa al hombre? ¿Estará chocho? Sería como si Almodóvar, en lugar de Volver, hubiera titulado su película Raimunda Agustina Alcanfor de los Infantes.