¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

6 de octubre de 2008

Los hombres blancos no saben entrar (II)

Estrategias para ligar

Estrategias puede haber muchísimas, lo que está claro es que "¿Vienes mucho por aquí?" y todos los demás tópicos, incluso "¿Conoces a Ted Mosby?" son frases mierdosas que sólo conseguirán crear el rechazo antes de empezar. Lo que pasa es que Barney es atractivo y en la ficción es hetero y tiene mucha personalidad por lo que puede gustar mucho. Ted no ligaría ni con un wingman como Barney.

Se hablará mucho en este post de la autoestima o más bien de su falta de ella. En varias series o películas he escuchado un método que consiste en decir algo no demasiado bueno a la mujer para que se desmoralice, ignorarla a continuación y luego hacer como que le haces el favor de dejar que te dé su teléfono. Bueno, pues por machista que suene creo que es mejor que la otra técnica. Eso sí: hasta que se descubra y ya lo sepan todas las mujeres y deje de funcionar.

Pero por lo menos tiene algo de lo que decía yo antes: si te entran de esa forma, no parece que te estén intentando ligar.

Aquello de las películas casposas del tío que fingía ser gay pues suena muy antiguo y retorcido, pero se basaba en el mismo principio: consigues entablar una conversación sin el rechazo primero que produce el que la mujer sepa que lo que quieres es ligar con ella.

Cosas en común

Otra cosa que haría que la historia pareciese especial son las cosas que se tienen en común. Para nosotras es muy importante creer (aunque sea mentira) que tenemos cosas en común con esa persona con la que vamos a iniciar algo. Que existe algún tipo de conexión o de vínculo que nos haga pensar que esa persona tiene algo por lo que hay que prestarle atención, aunque no sea guapísimo (ya lo diré más adelante: si lo es, no hace falta).

Como os imaginaréis, casi nunca vais a encontrar una chica que se sienta a gusto con vosotros porque tenéis en común la afición por 'Los cuatro fantásticos' o las películas de Lucio Fulci. Sin embargo, sí que se puede ir a lo general y decir que te gusta el cine o la lectura y, aunque eso sea como no decir nada, ella también está buscando agarrarse a un clavo ardiendo y aceptará pulpo como animal acuático.

Por eso decía en otro post que antes liga un cultureta que un freak. Porque, por mucho que ambas aficiones a la tía le aburran por igual, la del freak se siente con derecho a despreciarla, pero la del cultureta le dará vergüenza, no sólo ningunearla, sino incluso reconocer que no la comparte. Además de por eso porque existen más mujeres culturetas que friquis, aunque eso puede que esté cambiando.



Agarrarse a un clavo ardiendo, sí; pero no en llamas. Por mucho que se quiera fomentar lo de tener cosas en común, lo que no hay que hacer es mentir porque te pondrías en ridículo. Conozco la historia de un chaval que quería ligar y para ello dijo que su libro favorito era Siddharta. Lo peor es que no supo detenerse ahí y empezó a contarle a la chica el argumento, hasta que ella lo detuvo y le dijo: "pero si Siddharta no va de eso". Así que él ni siquiera se lo había leído. No sólo mentía, sino que además daba por hecho que cualquier mujer con la que intentase ligar sería subnormal… hombre, no es eso. Por lo tanto, no hay que inventarse cosas con las que no puedas salir airoso, consejo que se confunde mucho con el de:


Ser uno mismo

Éste es el consejo más chorra que se ha dado en la vida. Uno mismo también es esa persona que se pone nerviosa, que no es capaz de decir una frase sin tartamudear, que mira a las tetas en lugar de a la cara, que mete la pata o tira la bebida al suelo. Eso somos nosotros mismos.

Como dijo John Galliano en 'Muchachada Nui': "Hay que ser uno mismo… lo que pasa es que hay gente que siendo uno mismo es mierda seca… y hay quienes somos geniales".
Lo que sí hay que aplicar aquí es no hacer gilipolleces que ni a ti te apetecen ni van a funcionar. Esto se tratará más adelante.

Nadie dijo que fuese fácil

Sé que todo lo anterior suena muy complicado y que la primera queja será "¿Por qué tengo que pensar tanto simplemente para ligar?" No es obligatorio, pero si hasta ahora has obtenido malos resultados, quizá venga bien probar otras cosas. Diréis que no comprendéis nada, que no tendría por qué ser así, que por qué diablos necesita una tía sentirse especial para ligar… Si vais a cuestionarlo todo, seguiremos en las mismas. Hay que tener fe, fe ciega.

Por otro lado, sabemos que no nos dirigimos a determinada minoría de hombres. Está claro que Eduardo Noriega y Adrià Collado entran en una discoteca y pueden elegir incluso varias a la vez y ni siquiera dirigirles la palabra. O, al menos, hace unos años era así… y habría sido así aunque no hubiesen sido famosos. Pero, reconozcamos que si estuvieseis en esa minoría, esos posts de los que hablaba al principio no habrían sido escritos jamás.

Lo que pasa es que cada uno quiere que esto funcione con sus propias reglas. Los hombres quieren imponer las suyas y las mujeres no aceptan que no se haga de acuerdo con las de ellas. La diferencia está en que a una mujer no le importa que no llegue a producirse, prefiere que no pase nada a que pase de forma diferente a esas reglas. Le importa más el medio que el fin. El hombre quiere que esto se produzca como sea, por lo tanto tendrá que ser él quien se acomode a la forma de hacer las cosas de ella.


"No me des consejos, que yo ya ligo"

Me diréis algunos que toda la vida habéis hecho todo lo que he criticado arriba y no habéis tenido problemas para ligar. Seguramente es porque habéis ligado por otras cualidades que no sabréis o sí sabréis que tenéis. A lo mejor vuestra frase sí era original, a lo mejor la forma de decirla era distinta, a lo mejor tenéis un algo en la mirada… No sé. Estos consejos serían para quienes no lo han conseguido con todo lo anterior.


Nos obligan a ser bordes

Sí, yo he sido siempre muy borde ante este tipo de situaciones, pero porque está muy claro que si despachas con simpatía, el otro no se da por aludido y sigue insistiendo, creyendo que es real de una frase de "un no significa un sí", que no sólo ha perjudicado a las mujeres, sino también a los hombres. Así que, si incluso siendo todo lo borde del mundo, no se enteran de que no quieres; cuando eres amable, eso directamente se toma como "llévame al primer portal o cajero automático que encuentres". Y, ya que la situación es sumamente incómoda, lo que quieres es que acabe lo antes posible. Simplemente mostrar con un hombre la simpatía que mostrarías con una amiga mujer les envía las señales de que quieres algo y ahora ya no estoy hablando de cuando se está en el bar y te han entrado, sino de cualquier situación. Los hombres siempre malinterpretan las señales que lanzan las mujeres o creen que están lanzando señales cuando ellas tienen el foco apagado.


¿Para qué vas a un bar o discoteca así vestida si no es para ligar?

Entiendo que muchos tíos se preguntan por qué están esas mujeres en esos lugares a los que ellos van a pillar si no es para ser pilladas. Hay que entender que, por desgracia, este tipo de actividad social es casi un requisito imprescindible de la vida en sociedad y del tener amistades. Alguien que no haga estas cosas a determinadas edades está mal vista. Se supone que es una forma de pasárselo bien, que a las mujeres les gusta bailar y estar en un ambiente de poca luz y mucho ruido.

En cuanto a lo de arreglarse o vestirse de manera sexy, se hace muchas veces para sentirse bien con una misma o para ser aceptada en el grupo de amistades. No digo que sea algo inteligente, pero ocurre así.

Si no es eso, lo que se quiere probablemente es estar más buena para aumentar las posibilidades, pero no de que te entren más pardillos, sino de que los tíos que te entren estén mejor. Así que, precisamente cuanto más sexy vaya una tía, quizá menos opciones haya.

Cuando una mujer va a una discoteca o pub no es que no quiera ligar en absoluto. Puede ser que quieran ligar, claro, pero quizá no con casi cualquiera de los tíos que les han entrado. A lo mejor esperan un tío más bueno o un tío que les diga una frase más original o que les caiga bien en lugar de darles miedecillo nada más entrarles. Es muy probable que prefiera irse con las manos vacías que con algo que no le gusta mucho. Y por aquí llegaríamos al próximo apartado:

Estrecha o listón

La definición que debería tener el diccionario de "estrecha" sería: "según qué hombre la pronuncie, la mujer que no quiere nada conmigo". Pues eso, un tío llamará estrecha a cualquier mujer que lo rechaza a él en concreto, sin pensar ni por asomo que puede ser que no sea nada estrecha, pero que él no le guste.

Nosotras pensamos justo al revés. Creéis los hombres que nunca nos hemos visto en la situación de invitar a salir a un tío que nos haya rechazado porque estaba demasiado bueno para nosotras o porque éramos demasiado pringadas para él. Pues sí, claro que también nos ocurre a nosotras. Pero jamás hemos dicho que se debiese a que ese tío fuese un estrecho. Siempre nos hemos culpado a nosotras mismas y se nos ha hundido la autoestima.

En ese caso, hacéis mejor vosotros, pero estaría bien que, ya que llamar estrechas a las demás es una estrategia de supervivencia moral, lo pensaseis, pero no lo dijeseis en voz alta.

La verdadera definición de persona estrecha (porque también hay hombres de éstos) no es la de quien rechaza a alguien que no le gusta, sino la de quien pone pegas, da largas, encuentra excusas o incluso dice que no ante alguien que sí le gusta. Pero para eso, o bien se tienen problemas mentales como no saber lo que se quiere o tener miedo al compromiso o bien la educación que has recibido te ha jodido tanto el tarro que no vales para nada o bien has sufrido tanto en otras relaciones que ya no quieres saber nada del sexo opuesto… o del propio si eres gay (pero del propio siempre hay que saber porque se tiene ahí, supongo que esa frase sólo vale para personas hetero).


POR CUESTIONES TÉCNICAS, ESTE POST ESTÁ DIVIDIDO EN TRES PARTES. Para no mantener varias discusiones paralelas, todos los comentarios irán tras la tercera y última parte, que se encuentra más abajo.