¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

9 de enero de 2009

El ateísmo


Ahora que se ha traído a España la campaña publicitaria que indica que "probablemente Dios no exista", que ya había sido mostrada en autobuses de otros países, ha habido respuesta de los que –sin añadir "probablemente"— afirman que sí existe. Pero no va por ahí lo que quiero decir, pues considero ese debate mucho más que superado (aunque parezca que pongo este post para crear polémica, nada más lejos, por lo tanto, si usted cree en Dios y se va a ofender al leerlo, mejor que no lo lea).

Quiero hablar del ateísmo.

Considero decir que se es ateo/a de lo más paradójico. Me refiero a que lo que rechazamos no es únicamente la existencia de un ser supremo, sino también la obediencia a una religión organizada. Rechazamos un pensamiento de grupo, una doctrina conculcada por los demás. La pertenencia a un grupo ateo, por lo tanto, no tiene sentido, sino que sería lo más lógico ser ateo en la intimidad… y no me refiero a serlo en secreto, sino a serlo porque es la conclusión a la que tú, personalmente, has llegado, sin que nadie te convenza y porque es, por lo tanto, algo que le corresponde a cada individuo. El reunirse para ser ateos todos juntos carece de sentido.

Lo tendría unirse para luchar contra la influencia de la Iglesia en las decisiones de un gobierno, en la educación, etc…, y por ello encuentro muy positivo que exista una asociación de ateos que promulgue este tipo de campañas para que se haga más visible que muchas personas pensamos de esta manera. Sin embargo, esto es como la discriminación positiva: es algo que no tendría que existir y que se puede aceptar de manera provisional para que las cosas empiecen a cambiar y llegue un momento en el que no sea necesario aplicarla porque ya haya cambiado la mentalidad que la forzó. Lo dice el póster de la izquierda: "hay que destruir algunas cosas para comenzar a construir".


Sin embargo, si vamos a la esencia, definirte como atea ya supone estar concediendo algo a los creyentes. Dices que no crees en dios, es decir, partes del supuesto de que existe ese ser superior para definir tu forma de pensar. Declarar que eres atea significa decir que no eres nada al respecto de todo esto, que no crees en la religión y que no tienes ningún dios. Por lo tanto, lo mismo sería no decir absolutamente nada con respecto a la religión ni a las creencias.

¿Acaso las personas suelen decir que son aextraterrestras o afantasmas porque no creen en seres de otros planetas ni en espíritus de los muertos? No, se da por hecho que no hay que creer porque no existen. Entonces, ¿por qué hay que definirse como ateos?

Sólo tiene sentido definirse como ateo o atea si se te hace la pregunta de "¿A qué religión perteneces?" Y esa pregunta sólo se hace si se toma como hecho inamovible que la mayor parte de las personas de una población cree en alguna de las religiones preexistentes o se ha inventado su propio dios.

Se ha puesto de moda lo de unirse a la religión pastafari y adorar al monstruo del spaghetti volador. Me hace gracia esto y me parece una buena manera de ridiculizar la invención de los dioses, pero de ninguna forma puede ser lo que a mí me defina.

A la pregunta de "¿A qué religión pertenezco?" yo nunca debería responder "atea", sino que debería dejarlo en blanco como si me preguntasen "¿Cuánto te mide el pene?" o "¿De qué color son los azulejos de tu cuarto de baño nº 20?". Como dice el póster: "El ateísmo es a la religión como calvo es al color del pelo". Si no se tiene, no se contesta "calvo", digo yo.

Otra cosa sería lo de apostatar porque es verdad que si nuestros padres nos bautizaron figuramos en un registro en el que probablemente no queremos estar. Eso sí creo que sería algo que se debería hacer, pero me cabrearía tanto ver la resistencia que ponen (me han contado que eso ocurre), que prefiero no intentarlo para no enfadarme más.

No he querido hablar del agnosticismo porque, si decir que se es atea me parece que carece de sentido, es aún más antinatural ser agnóstica/o según mi opinión, pues parece que fuese lo mismo, pero expresado con miedo a resultar demasiado radical. Suena a manera de querer caer bien a los dos bandos.

Y ahora en broma: yo no soy atea porque creo que Thea creó el mundo tal como lo conocemos. Hace muchísimos millones de años, un pequeño planeta llamado Thea (raíz de la que salen Zeus y la palabra "dios") chocó contra la Tierra. De esa colisión surgieron casi todas las cosas que hicieron, mucho más tarde, posible la vida en este planeta: la luna y con ella las mareas, la atmósfera, etc… Así que, en cierto modo, se puede decir que Thea nos ha creado.