¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

26 de enero de 2009

Revolutionary Road o Vía Revolucionaria

Cuando la novela Revolutionary Road, de Richard Yates, se publicó en nuestro país traducida por Luis Murillo Fort, recibió el título de Vía Revolucionaria. Pero la impresionante adaptación cinematográfica de Sam Mendes se ha titulado Revolutionary Road, tal cual el título original.

En otra ocasión hablé de que las películas que fuesen adaptaciones de libros deberían respetar la traducción de las novelas porque los lectores que ya conociesen la obra literaria la identificarían inmediatamente y se podrían convertir en posibles espectadores y porque suelen traducirse mejor (o eso creemos).

Sin embargo, en esta ocasión considero que ha sido mejor la opción que ha tomado la distribuidora de la película al elegir no traducir el título de Revolutionary Road.

Ante todo, el motivo de que no se traduzca es que nos encontramos ante un nombre propio. Revolutionary Road es el nombre de la calle donde transcurre la mayor parte de la película. Normalmente no traduciríamos el nombre de un lugar.

Entiendo la intención de quienes diesen el nombre español –suponemos que, igual que cuando se trata de películas, esto no es cosa de los traductores, sino de las distribuidoras; en novela serán los editores quienes inventen los títulos—, pues hay mucho significado en la elección del nombre de esa calle en inglés. De hecho, existe un diálogo en el que un personaje que, en cierto modo es la voz de la razón, finge una confusión para situar la palabra "revolucionarios" en lugar del apellido de los protagonistas en una frase.

Comprendo también que se ha elegido "vía" en lugar de otros sinónimos que traducen más exactamente "Road" como "ronda", "calle" o "carretera" porque esta palabra tiene la posibilidad de que se le encuentren dos sentidos: la vía podría ser la manera, el estilo.

Pero, aunque comprenda estas razones, creo que es demasiado atrevido traducir el nombre de la calle. Incluso si se tradujese algo, sería la palabra "road" la que pasaría a nuestro idioma, pero nunca el nombre en sí de la vía. Tal como está no me parece que te lleve al concepto de nombre de calle porque aquí las calles no llevan adjetivos, sino sustantivos. En todo caso, Calle Revolución, sí podría ser el nombre de una calle en nuestro país.
Suburbios

La misma película y el mismo libro me llevan a comentar otro aspecto interesante. Se trata de la palabra "suburbio". En EE. UU. y en R. U., el término "suburb" se refiere a zonas residenciales de personas pudientes como la reflejada en esta obra o la de la serie "Mujeres desesperadas". En España –y en otras partes de Europa: banlieue—, sin embargo, los "suburbios" son los barrios bajos, por lo general pobres y llenos de delincuencia y prostitución. Es decir, la imagen es completamente distinta. Por ello, creo que lo mejor para traducir "suburbio" sería "afueras". Expresiones para este tipo de vivienda de lujo con la palabra "afueras" sí que las hemos oído comúnmente: "un chalet en las afueras", "una casa en las afueras", etc…