¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

7 de marzo de 2009

Hueleh a masho


En las series y en las películas, siempre se ve que la gente folla y luego se pone la ropa tranquilamente, sin lavarse.

Si están en una discoteca, en un parque, en un coche... por supuesto que se comprende que poco se puede hacer.
Pero es que incluso cuando lo han hecho en casa de uno de los dos, lo más normal es ver cómo el dueño echa al invitado con cajas destempladas, sin ofrecerle la oportunidad ni de darse un agua. En las habitaciones de hotel alquiladas al efecto, tampoco parece adecuado dedicar el tiempo necesario a borrar las pruebas. Si acaso alguien se ducha es para que el otro entre también y lo vuelvan a hacer, no para limpiarse.

Podría ser lógico todo esto si uno luego llega a su casa, donde no le espera ninguna pareja, duerme la mona y se pega una ducha al día siguiente antes de ir a trabajar o a cualquier otra parte.

Pero lo que se suele ver en estas series o películas son personas que engañan a su cónyuge o que mantienen un affaire del que no quieren que sus compañeros laborales se enteren. Y es a la casa que comparten con marido o su mujer o a su lugar de trabajo adonde llegan sin haberse bañado.

¿Pero no apestan?

No creo que haya que ser muy buen detective para saber que esa persona ha copulado recientemente. Todo son olores: desde la saliva restregada por la piel hasta otros fluidos que, por mucho que creamos que quedan en zonas de las que no van a salir, pueden rezumar olorcillo (y perdón por la asquerosidad).

La exclamación de la película Solas, aunque parecía muy basta, era muy real: " Hueleh a masho". Y eso lo detectaba el marido sin que ella acabase de cometer adulterio.

Me pregunto si aquellas frases de los films antiguos en los que una mujer que había adivinado que le ponían los cuernos, le decía a su marido: "es que hueles al perfume de ella" en realidad eran un eufemismo para decir: "apestas a sexo".

Pero mi verdadera pregunta es: ¿se trata de una cosa de las películas porque así el sexo parece más casual y los protagonistas resultan más pasotas? ¿Se trata de una forma de ahorrarle tiempo al espectador? ¿O es que se hace así de verdad? Y de ser la última la opción correcta, ¿los demás no lo notan?

Normalmente, la gente no es tan pragmática cuando ve cine y no se pregunta estas cosas. Será que soy un poco como aquel señor del pueblo al que escuchó mi abuelo cuando era joven que, cuando veía a una persona irse a dormir, gritaba:

– ¡Si no ha meao!