¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

26 de marzo de 2009

Las faltas de ortografía son diferentes en cada idioma

Lo que en un idioma son faltas de ortografía habituales en otro son fallos que nadie cometería y viceversa.

En español, lo que más suele ocurrir es que se olvida la "h", se cambia la "v" por la "b", etc.... Sin embargo, nunca se incurriría en estos fallos en otros idiomas. Incluso hay diferencias entre los territorios que hablan un mismo idioma. Aquí en España, donde en casi ninguna región se acostumbra al "seseo", no se suelen confundir la "c" con la "s" en la escritura. Pero sí que pasa muy a menudo en países latinoamericanos.

Hay otros idiomas donde se trastocan letras que a los de habla hispana nunca nos liarían. Como lo que se escribe no es lo que se pronuncia, es normal cometer faltas como confundir una "a" con una "e", por ejemplo, que jamás confundiríamos en español, pues los sonidos ya nos dictan la diferencia.

No estoy hablando de esas letras que se nos cuelan, se nos descolocan o se nos escapan cuando tecleamos más rápidamente de lo que sabemos. Hablo de faltas de ortografía que se cometerían escribiendo tanto a mano como a máquina.

Cuando en una película de otro país, un personaje le dice a otro que está cometiendo una falta, el doblaje o el subtitulado –siempre que fuese posible porque lo escrito no se viese en imagen ni estuviese relacionado con algo concreto— debería buscar otro fallo que aquí fuese común. Cuando, por ejemplo, la falta de ortografía consiste en el cambio de una vocal por otra o de algo de ese estilo, en español queda ridículo: aquí no lo cometería ni la persona con peor ortografía ni un niño de cinco años. Y, si fuese al revés, nadie se creería que una persona con cualquier otro idioma confundiese la "b" por la "v", con lo normal que es eso para nosotros (es la única explicación sobre el diseño de los teclados, aparte de: "colocó las teclas un hijo de puta").

Por ejemplo, en "Friends", Ross recriminaba a Rachel escribir "your" en lugar de "you're", o sea, confundir el posesivo con la contracción entre el artículo y el verbo haber. En inglés, esta falta ocurre constantemente en escritos informales, como los que aparecen en Internet.




Creo que en el doblaje lo que se decía era que confundía el posesivo "tu" con el pronombre "tú". Una buena elección, pues también pasa mucho y es parecido en sentido al fallo original. Se me ocurre también que Ross se podría haber quejado de que Rachel tildase "ti", ya que los monosílabos nunca llevan tilde, salvo para distinguirse de otro igual, pero con diferente uso y de "ti" sólo existe un uso. Otra idea sería ir a la confusión entre "haber" y "a ver" que encontramos tan habitualmente. "Haber si nos vemos" es un fallo que se puede leer constantemente en redes sociales, foros, blogs y mensajes de correo electrónico.

Por lo tanto, en ese caso, los traductores salieron airosos de la tesitura, pero he visto otras traducciones en las que nos tenemos que creer que se cometen fallos imposibles. Cuando es una comedia, el absurdo tan enorme hace que se pierda la gracia sobre la falta de conocimientos lingüísticos del personaje.

Todo esto me lleva a pensar que es absurdo también ver en los países de habla hispana esos concursos que hacen tanto en EE. UU. para los niños de deletrear palabras. Para empezar: ellos a las faltas de ortografía les llaman "faltas de deletreo" porque lo más habitual no es que confundan una letra por otra, sino que se coman varias e incluso cambien el orden. Para continuar, cuando en esos concursos buscan palabras muy difíciles de deletrear, suelen hallar vocablos largos, quizá compuestos, y muy probablemente procedentes del latín o del griego. A una persona hispanohablante, si le dijeses que deletrease algo así, salvo que se equivoque por los nervios, no le costaría nada. Sin embargo, términos cortos y simples, pero con "b", "v", "h", "y", "ll", etc… sí que le podrían llevar al equívoco.

Existe una película que transcurre por entero en uno de estos concursos o "spelling bees". Su título, Spellbound, que aquí no se tradujo, era un juego de palabras entre "to spell" (deletrear) y "spellbound" (embelesado, maravillado). El subtitulado de aquel film impedía que jugases como si estuvieses en el propio concurso, ya que te escribía sobre pantalla la ortografía de las palabras que los niños tenían que deletrear. Supongo que, sin subtítulos, sería buen material para clases de inglés. Pero para quien no sepa nada de este idioma, carece de interés por lo que decía en un principio: deletrear eso mismo, pero en español, para nosotros no tendría misterio. No sé si haber cambiado del todo las palabras por otras que sí entrañasen problemas ortográficos habría sido demasiado radical, además de que me suena que se veían escritas.


Pero cuando esto forma parte de una trama de una serie, cosa muy habitual, el clímax pierde bastante efectividad cuando al protagonista le hacen deletrear algo con lo que nadie tendría problemas en nuestro idioma. Si lo cambiasen a una palabra con "b" o con "v" habría más tensión.

Hemos comentado ya en otros artículos esos títulos de películas que tienen falta en el original y que se trasladan aquí con total corrección: The Pursuit of Happyness e Inglourious Basterds. Además de que se pierde una de las intenciones de los autores, puede confundir a quienes estén aprendiendo estos idiomas extranjeros.