¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

8 de septiembre de 2009

Peor la prevención que la enfermedad

El otro día hablaba sobre la Gripe A con una persona que me decía que no era necesario que me vacunase, que simplemente con que me lavase las manos cada vez que tocase o hiciese algo, con que no entrase en sitios abarrotados, con que me pusiese unos guantes, con que forrase de plástico cada cosa que tocase en el trabajo, con que limpiase todo lo que tuviese delante, con que… Entonces yo le decía que prefería pagar lo que fuese por una vacuna que convertirme en Monk y estar obsesionada constantemente por si me contagio o no… es que hasta preferiría pillar la gripe, siempre que me afectase poco.

El vivir en constante paranoia por algún problema me parece peor, en ocasiones, que el problema en sí .

Observo ahora por el Facebook que hay una enorme cantidad de personas que no sólo se preocupa por su físico, sino que, además, hace algo al respecto. Que si van al gimnasio, que si salen a correr, que si comen tal o cual… tengo una amiga en concreto que ha perdido mucho peso, pero que no habla nada más que de la lechuguita que comerá ese día y de las múltiples clases a las que asistirá para seguir en forma.

Sí, está muy bien conseguir la silueta deseada, pero si eso convierte tu vida en una obsesión por el tema, casi mejor no. Si cada vez que se sale por ahí hay que contenerse y no tomar nada o, peor aún, dejar de salir de cañas… más vale que te sobre algún kilo.

No estoy hablando de no cuidarse en absoluto y de comer como un cerdo, por supuesto que no, hablo de que nos cuidemos con límites y de que eso no se convierta en una obsesión. Porque, cuando eso nos obsesione y domine nuestra vida, será un esfuerzo demasiado grande comparado con su recompensa.

Ya está bien de que se piense que las personas delgadas están así de manera natural y que son los gordos quienes se exceden, especialmente en esta época en la que se considera gordura cualquier cosa que no sea estar como un esqueleto. Por primera vez se dice lo que cuesta de verdad mantener un tipo como el de las modelos o las actrices y lo antinatural que es.

A partir de 6'42"