¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

2 de noviembre de 2009

"Mis chicos y yo" ("My boys")


Hace tiempo que no hablo de series y no recomiendo alguna que me guste. En esta ocasión voy a hablar de una, no porque sea especialmente buena, sino porque me da la sensación de que aquí no se conoce en absoluto y puede estar bien descubrírsela a una persona o dos.

Se trata de "My Boys", una serie, creada por Betsy Thomas, que nos muestra los ratos de ocio de una joven que tiene principalmente amigos. Es periodista deportiva y las cosas que le gustan o de las que suele hablar coinciden más con lo que, en general, entretiene a los machos que a las féminas. Tiene una amiga, que además está en el otro extremo, pues jamás puede hablar con un hombre, como no sea para ligar; sin embargo, esta amistad me la creo poco, me parece que está metida a la fuerza. La situación de ella con "sus chicos", por el contrario, no solo la encuentro muy creíble, sino que me retrata perfectamente.


Por ejemplo, ayer vi un capítulo en el que se celebraba una despedida de soltero —una cena y copas, no strippers ni nada— y ella se enfadaba porque le obligaban a ir a una de esas "showers", que son las fiestas hogareñas que celebran las tías y donde reciben regalos marujiles, en lugar de a la juerga a la que iban sus amigos. Dijo la frase: "no me encuentro a gusto en fiestas de mujeres". Eso a mí me ha ocurrido muchas veces. No quiero sonar misógina, pues estoy segura de que no todas las mujeres son así y, de hecho, alguna amiga tengo; pero en general, las conversaciones sociales de algún tipo de tías me lo refanfinflan más que un debate sobre el Línux —real, esto fue así en una fiesta en la que las cosas estaban tan divididas que había que elegir entre escuchar que una mujer contase que se había gastado un millón de pelas en cortinas y la discusión nerd por antonomasia—.

P. J., la protagonista (Jordana Spiro), es una chica rubia, mona, toda femenina… porque otro de los tópicos es pensar que las mujeres que están con hombres son necesariamente camioneros con las mangas de la camisa de leñador arrancadas. Y a ella le gustan los hombres —no tengo nada en contra de las lesbianas, pero aquí, el que ella lo fuese, destrozaría por completo el sentido de la serie— y liga con una frecuencia normal. No es una friqui, una incomprendida, un bicho raro, un callo malayo… El punto de la serie está muy conseguido porque ella, además, tiene algunas de las cosas típicas nuestras, que no voy a negar que nos ocurran —como que le guste recibir palabras bonitas de vez en cuando—, pero sin convertirse en un coñazo. La serie es una comedia y a veces lo es también romántica, pero todas las tramas en este sentido se abandonan rápidamente, quizá porque los guionistas temen perder el concepto si la lían con alguien.

Me gustaría que se reivindicase más a menudo que hay mujeres a las que no les gustan esas cosas tópicas que nos adjudican en todas las series y todas las películas. Que hay mujeres que no están a la caza del marido 24/7, que hay mujeres que prefieren hablar de cine o de un deporte que de moda, que hay mujeres a las que no les entusiasma arreglarse… Esa imagen de las películas que acaban en boda o de los personajes como Monica, de "Friends" es sumamente negativa porque se va considerando la norma y se va extendiendo entre féminas, mientras, desde el punto de vista de los hombres, cada vez nos ven como algo más ajeno a ellos. La brecha entre sexos se abre en lugar de cerrarse con el tiempo.

Es tremendo eso de que "chick" sea sinónimo de "malo": "chick flick" (pelis para tías), "chick lit" (literatura para mujeres), etc… Petardeos insoportables de bajísima calidad. No digo que no pueda haber cosas que nos gusten más a nosotras que a ellos —probablemente esta serie a los hombres les gustará poco— pero que eso no sea precisamente lo que los tíos desprecian por malo.

Por desgracia, "My Boys" puede descargarse de Internet, pero lo que no encontraréis son subtítulos, ni en español ni en inglés. A ver si con este post alguien se anima —no sería la primera vez que consigo algo así, pues ya sucedió con "Freaks and Geeks"— o si una cadena de televisión se decide a comprarla. El aspecto es de sitcom convencional y, además, cutrilla, por lo que no es algo que se pueda vender con grandes ínfulas ni de lo que se pueda presumir, pero este concepto de mujer con amigos es algo que me ha encantado.

Actualización: bastante después de que escribiese esta entrada, Cosmopolitan TV ha emitido esta serie en España con el título "Mis chicos y yo".