¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

12 de diciembre de 2009

La manzana de la discordia

El diseño de los contenedores de basura de Barcelona ha traído cola. Para que las personas ciegas los distingan bien, incluyen símbolos en relieve. El problema es que no están en braille y muchos no los entienden.

Aquí nos encontramos con el típico error de aplicar lo que uno sabe o entiende a los demás. La persona que haya diseñado esas manzanas mordidas es vidente —obviamente, pues un diseñador gráfico ciego estaría en el ámbito de los chistes de Woody Allen o de John Waters— y, como tal, ha pensado que lo que él o ella puede apreciar con los ojos cerrados es lo que apreciaría cualquier ciego. No se ha dado cuenta —ni esta persona ni todos los mandamases de los ayuntamientos que han aprobado los diseños— de que los ciegos no poseen los iconos que tenemos nosotros… o no necesariamente. El llegar de una manzana a ese símbolo es una abstracción, no es algo inmediato, y está más relacionado con la vista que con el tacto. Al tacto, las manzanas son más o menos esféricas y las mordeduras nunca son tan perfectas… No tendría por qué seguir explicándolo, pues una vez te das cuenta, todo suena de lo más obvio. Vamos, que quien inventó el chiste del porno en braille que acompaño sí se ha dado cuenta. Sin embargo, hasta que se han gastado millones en cambiar todos estos contenedores nadie ha "visto" lo obvio... y es que no hay peor ciego que el que no quiere ver.

Recientemente también ha habido innovaciones para las personas invidentes que están relacionadas con el cine. Los Roxy han incorporado una tecnología para narrar las acciones y describir las imágenes a los ciegos. Me parece extraño que esto pueda tener algún efecto, ya que las percepciones de las imágenes pueden ser muy subjetivas. Me pregunto si leerá del guión o si habrá una persona que redacte estos textos. Si se trata de lo último, la percepción de esta persona influirá mucho en lo que se imaginen los ciegos. Agradeceré que amplíe esta información en comentarios a quien sepa más sobre el tema, pero no en lo tocante a lo técnico —pues ya recibí la información de los cines en nota de prensa—, sino en cuanto a la forma que tienen los invidentes de disfrutar una película narrada para ellos.

Supongo que la verdadera adaptación pasaría por rodar filmes o grabar espacios de audio diseñados específicamente para ciegos, en los que la descripción contenga valores literarios y sea completa, sin que tenga que ajustarse a los espacios entre diálogos ni pierda detalle y en los que se elija qué destacar según lo que el/la guionista crea que es imprescindible.

Con el tema de que una persona vidente piense que los invidentes perciben como él/ella con los ojos cerrados, que mencionaba con motivo de los contenedores de basura, ocurriría algo similar a lo que comentábamos en otra entrada sobre los subtitulados para sordos. En el caso de los cines Roxy, además de incorporar subtítulos, cuentan con el bucle magnético: un amplificador de sonido que se conecta a una salida de audio y manda una señal directamente al audífono.