¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

13 de abril de 2010

Algunos de los títulos actuales

Copia certificada

La traducción del título que se ha dado a la película de Abbas Kiarostami en España —quizá procedente de la traducción al inglés— no es exacta, ya que la expresión francesa «copie conforme» se refiere a un duplicado calcado del original, lo que aquí llamaríamos «clavadito». En uno de los diálogos, la protagonista habla con su hijo y, posteriormente, se queja de que es «el vivo retrato de su padre». Para ello, utiliza la frase «copie conforme». Aunque los subtítulos han hecho una buena traducción de este diálogo, el título de la película no sigue este conocimiento y más o menos se inventa la versión española. Lo que en español se conoce como «certificada» o «compulsada» en francés sería «certifiée». El título Copia fiel, que se ha dado en algunos países de habla hispana, es mucho más correcto.

Alicia en el país de las maravillas

En la entrada anterior, nos informaban unos lectores del juego de palabras que Tim Burton ha introducido en la secuela a los libros de Lewis Carroll que ha creado para el cine. Según su visión, Alicia vuelve, algo más crecidita, al mundo que había visitado de niña y se da cuenta de que no se trataba de «Wonderland», «el país de las maravillas»; sino de «Underland», el país subterráneo», para lo que Burton supongo que tomó la primera idea de Carroll, quien había titulado su primer manuscrito Alice's Adventures Underground. Ni siquiera Burton ha querido trastocar tanto su título como para escribirlo así y ha permitido que quede con la supuesta errata, pero guardando la semejanza sonora que hará que no sea difícil pensar en su alternativa.

Otros lectores daban alternativas para la traducción como «alcantarillas», «cuchillas», «pesadillas»… Pero la propia persona que advirtió de esta dificultad de traducción nos comenta que ninguna de las opciones es adecuada al film. Al parecer, en la copia que ya circula, se ha traducido como «submundo» sin buscar una sonoridad similar.

Full metal jacket

La expresión que da título a la película de Stanley Kubrick, Full Metal Jacket, hace referencia a un tipo de munición que tiene un interior de metal blando, hatibualmente plomo, con una funda («jacket») de un metal más duro («full metal»), como una aleación de acero o cuproníquel. Este metal externo puede dejar el plomo de la base expuesto o cubrir toda la bala, permitiendo mayor velocidad de percutor.

Sin embargo, como ya sabemos, en España se tradujo por La chaqueta metálica, lo cual es absurdo, ya que en ninguna parte del guión aparece tal prenda de vestir. La única explicación posible que se me ocurre para la traducción no se les haya antojado extraña a quienes se la inventaron —ya sabemos que probablemente no tendrá que ver con quien tradujo los diálogos— sería que pensasen que era una metáfora de la vida que llevan los soldados.

Tanto se asentó este título mal traducido, que en España teníamos hasta una versión cheli, más adecuada para los soldados: «La chupa de chapa».

El hipnotista

Aunque se trate de una novela, no puedo evitar comentar el título que se han inventado en Planeta para la novela del matrimonio sueco que firma con el seudónimo Lars Kepler, Hypnotisören: El hipnotista. Aquí ya tengo claro que no se trata de un error ni de un despiste pues una amiga que trabaja para ellos me ha contado que les avisó de que la palabra no existía. Y les dio igual. Supongo que querían que sonase a El alienista o pensaron que El hipnotizador no quedaba tan bien. También es posible que hayan tomado la traducción al inglés, The Hypnotist para adaptarlo a nuestro idioma… si fuese así, me pregunto por qué no han dejado la y griega ya que estaban.

Perdona si te llamo amor

Perdona si te llamo amor es la traducción de la novela y la película Scusa ma ti chiamo amore, de Federico Moccia. En italiano, dicen «amore», como aquí se dice «cari» o «guapa» (a las amigas) o cualquier otra expresión similar. Entonces, la traducción más cercana sería con una palabra de ese tipo, pero aún sería más pedorra de lo que suena. La traducción existente, por mucho que eche para atrás cuando se ve en las librerías, dignifica el original.

Diez negritos

Nos comunicaba una lectora que en la wii el juego And Then There Were None, en lugar de traducirse por Diez negritos, se ha traducido por Y no quedó ninguno. No creo que sea porque no confíen en que los usuarios conozcan la novela de Agatha Christie, ya que el título aparece debajo, en la frase comercial. ¿Será un tema de derechos de autora? ¿O será por si quedaba políticamente incorrecto? También puede que pensasen que era más atrayente para un vídeojuego, pues da la sensación de muerte inminente que te puede hacer imaginar un juego emocionante, mientras que Diez negritos podría ser cualquier cosa. Lo que nos haría esto pensar es si se habría traducido así la novela de ser actual. Es muy probable que no. Entre la cuestión de la corrección política y las ganas de que sea comprensible para cualquiera, se habría optado por algo mucho más tópico.

Medidas extraordinarias

Este título parece una traducción muy fiel de Extraordinary measures. Pero en mi opinión, es demasiado literal. Y no sólo porque yo sea tan mal pensada que inmediatamente lo asocie con que Brendan Fraser o Harrison Ford la tienen muy grande. También porque en español no creo que se utilice esta construcción habitualmente. Más bien habría que decir «medidas drásticas» o «desesperadas» o « decisiones difíciles», aunque esto último quizá lo aleje demasiado.