¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

19 de noviembre de 2010

Pastillas para bajar las exigencias



Si escribes crítica de cine o, como queráis llamarlo, si comentas películas con cierta regularidad, llegará un momento en el que los lectores se quejen de que no te gusta nada, de que lo pones todo mal, de que no concedes un pleno de estrellas a ningún film.

Y es cierto. Lo que no entiendo es que quienes se quejen sean ellos. Qué más quisiera yo que disfrutar con cada película que veo.

Por un lado, mi vida estaría plena de buenos ratos; por otro, no me daría pereza ir a ver nada, lo vería todo; por otro, no tendría esta sensación de desidia, apatía o no sé qué, que se tiene cuando has visto seguidas varias cosas que o bien no te han gustado o bien te han dejado indiferente y que puede durar días... la imagen sobre los demás, sobre mis congéneres, compatriotas, sobre este séptimo arte, etc… sería tan positiva que se reflejaría en mi humor para el resto de los desempeños vitales y profesionales.

Todo serían ventajas… Pero como no invente alguien unas pastillas para que, sin evadirte de lo que estás viendo ni montarte tu propio viaje, lo disfrutes todo, desde las carreras de Vin Diesel en un auto loco hasta la última tomadura de pelo premiada en el festival más cultureta... decía que, mientras no se inventen esas pastillas, no sé qué podríamos hacer nosotros para que nos gustase todo lo que vemos.