¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

4 de junio de 2012

El tren errante


(Versión reducida para presentarla al concurso de RENFE, en el que los relatos debían ocupar un máximo de 99 palabras, incluyendo el título):

Los trenes alcanzan innúmeros destinos, pero cuando uno arranca, sus metas son tan limitadas como los desvíos a su dirección que los cambios de agujas le permitan tomar. El tren al que subí aquella brumosa mañana se perdió por el campo verde, subió montañas, atravesó lagunas sin utilizar ningún puente. No necesitaba vías, podía vagar, como una persona cuando camina o como un ave cuando vuela. Pregunté a dónde nos dirigíamos, pero el revisor no supo darme una respuesta. Me dijo que ni siquiera el conductor partía con rumbo fijo, que ya se descubriría, cuando llegásemos.

Estos son los ganadores.