¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

25 de julio de 2012

¿Te quedas en Madrid estas vacaciones?


Ya sea porque la economía familiar no lo ha permitido, por mala coincidencia de fechas de trabajo o por pura desgana, es posible que este año no podáis huir de la gran cuidad en vacaciones o podáis salir de ella muy pocos días. El verano es largo y caluroso, así que es importante encontrar actividades de ocio para que parezca que sí nos tomamos un descanso, aunque no hayamos podido viajar. Especialmente, si como ocurre en Madrid, en nuestra gran ciudad, vaya, vaya, aquí no hay playa.

Cine de verano

Por supuesto, ver una película es la primera actividad que recomiendo. El cine es ese lugar fresquito –el único al que hay que acudir con rebeca en verano— en el que se pueden pasar un par de horas cómodas cuando el calor más aprieta. Este año, los estrenos estivales no serán muchos, pero ya queda atrás aquella costumbre de no sacar ninguna película sonada durante las vacaciones escolares. Así, en julio llegará a pantallas españolas, por ejemplo, 'El caballero oscuro: la leyenda renace', y en agosto, 'Prometheus', de Ridley Scott, o 'Brave (indomable), de Pixar.

Fuera de los circuitos de cines con los que contamos todo el año, hay alternativas pensadas exclusivamente para estos meses, como los ciclos que propone La Casa Encendida para disfrutar al aire libre en su terraza. Durante julio y agosto, proponen uno de anime bastante completo, y otro muy interesante sobre el cine y la exclusión social. La sede de la Filmoteca española en el cine Doré cuenta, asimismo, con una terraza de verano, con bar incluido.

Las pantallas de verano, como es el Cine de la Bombilla, a orillas del Manzanares, sirven para dar un repaso a los estrenos que nos hemos perdido en lo que va de año o la temporada anterior. Lo que más me gusta, además de la brisilla que se deja sentir algunas noches, es esa sensación de vuelta a la infancia, ese rencuentro con las actividades populares: rodeados de un público de muy diversa índole y edad, podremos sacar el "bocata" y dejarnos llevar por las risas y los comentarios que, si en otras ocasiones molestan, aquí se pueden percibir como parte de la experiencia.



Piscinas al aire libre


Si, como decíamos, la playa nos queda a cientos de kilómetros, el remojón se hace propicio solo en las piscinas de verano. Aunque no son muchas las opciones, en Madrid contamos con la suficiente diversidad como para poder elegir según nuestras preferencias.

Quienes hayan estudiado o estudien en la Complutense, pueden aprovecharse para utilizar su piscina, a la que no podrán acceder niños ni adolescentes y, por lo tanto, el ambiente es relajado y, en cierto modo, exclusivo. La entrada sale algo más cara que en otras, pero el precio del menú del día lo compensa.

La piscina de la Casa de Campo, junto al metro Lago, es lugar de encuentro reconocido del colectivo gay. Pero la puede disfrutar cualquiera, ya que cuenta con el recinto más amplio, que da cabida a tres piscinas diferentes y mucho espacio verde.

El antiguo Parque Sindical, ahora llamado Parque Recreativo de Puerta de Hierro, cuenta con el vaso de mayor extensión, aunque el recinto no es tan grande y los fines de semana se llena demasiado.

Si cuentas con el día entero, en la Comunidad de Madrid y en los alrededores, como pueblos colindantes de Ávila, puedes acercarte a un embalse o una piscina natural. Más allá del Pantano de San Juan, conocido probablemente por todos, encontramos el Embalse del Burguillo, que este año cuenta con poco volumen, pero cuyos alrededores son de gran belleza. Cerca de Rascafría, la piscina natural de las Presillas, ofrece un ambiente familiar. Y la Pedriza en el Manzanares, con especial hincapié en la Charca Verde, aunque quizá esté masificada, se ve rodeada de un entorno envidiable.



Deportes de verano



Podemos aprovechar el buen tiempo para abandonar las agobiantes cuatro paredes del gimnasio y sacar nuestra actividad deportiva a la calle, ya sea corriendo o pedaleando por los carriles habilitados o contratando una de las canchas que ofrecen los ayuntamientos.

Es de Perogrullo, pero no está mal añadir que, si no puedes salir muy temprano por la mañana, esperes a las últimas horas de la tarde, para evitar un golpe de calor.



Exposiciones y actividades



Los museos ofrecen siempre la posibilidad de pasar un rato agradable y aprender un poco más sobre nuestra historia. Visitar sus exposiciones en verano constituye otra manera, como el cine, de refrescarse con el aire acondicionado del que quizá no dispongamos en casa.

Para los más pequeños, los parques recreativos aseguran la diversión, ya sea en una visita didáctica como las que ofrecen el Zoo o Faunia, o una simplemente lúdica, como cualquier parque acuático o de atracciones y eventos.

El teatro sale también a la calle, con recintos como el Centro Cultural Galileo, que permite ver una obra mientras se cena o se pica algo, y como el Matadero, con su terraza, habilitada para actuaciones musicales. El microteatro, situado en la parte baja de un bar, es una actividad ligera y refrescante, ya que sus obritas de un máximo de 15 minutos cada una, nos dejarán tiempo para un respiro y un refrigerio.


Da salida a tus hobbies



Es posible que tengas abandonado algún hobby o que siempre hayas querido hacer algo para lo que no te quedaba tiempo. Aprovecha estos días de menos trabajo para aprender lo que siempre quisiste saber o adentrarte en las actividades que la vida cotidiana no te permitió hacer.

Las escuelas como Fuentetajaliteraria, Escuela de Escritores u Hotel Kafka, por poner tres ejemplos de las muchas que hay; ofrecen talleres intensivos para este verano. Atrévete a dar rienda suelta a tu imaginación en un taller de escritura creativa o de cine, a los que también puedes llevar a tus hijos adolescentes.

Las universidades, como la de El Escorial, Alcalá de Henares o Carlos III también ofrecen cursos y seminarios de gran interés, que cuentan con ponentes de especializados.

Música al fresco



El verano también es buena época para disfrutar de un concierto. El Parque de Atracciones en verano ofrece un extenso cartel con el que no se cuenta el resto del año. Los Veranos de la Villa trae a los artistas de mayor prestigio. Este año, por ejemplo, el gran autor italiano, Franco Battiato, dará un recital. Hugh Laurie, el actor famoso por encarnar al dr. House, también nos visitará, así como Ian Anderson, de Jethro Tull, el también director de cine Emir Kusturica, etc…