¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

28 de noviembre de 2012

Muertos en Facebook


Cuando empezamos a hacernos cuentas en Facebook, lo veíamos como algo más propio de gente joven, como algo superficial y quizá poco permanente. Parecía que podría servir para encontrar a viejas amistades, cotillear un poco o enterarte de festejos y celebraciones. Lo hacíamos con el mismo gesto inocente y despreocupado que muestra su creador en la fotografía. Lo que no podríamos ni imaginarnos, por aquel entonces, es que llegaría un momento en el que las personas que teníamos entre nuestra lista de amistades podrían morir.

Para casi todo lo demás existe un protocolo, pero no existe un protocolo para Facebook con respecto a los perfiles de las personas fallecidas. Tengo dos amistades en esta red social que han muerto y claro, FB no lo sabe y sigue actuando como si tal cosa: te las pone en tu inicio entre las imágenes destacadas, permite que otros –ignorantes, seguramente de la circunstancia o quizá por hacer una acción en bloque– les coloquen peticiones en su muro, dejan a la vista sus fotos y comentarios que ellos habían compartido en su momento y que ahora hielan la sangre…

¿Qué se debería hacer? Quizá cerrarles el perfil y hacerlo desaparecer para siempre no sea bonito, aunque por otro lado me parece lo más respetuoso. Borrarlos de nuestras amistades sería un gesto que sonaría muy feo. Mantener el perfil como estaba, como homenaje, en el que incluso se pueden dejar condolencias o mensajes que conmemoran efemérides… quizá es lo que suene más correcto, pero tampoco estoy segura de que sea por completo acertado.

Todo queda tal como lo dejó la persona la última vez que entró, que podría ser tiempo atrás, si tenía su perfil abandonado o quizá el día anterior… o el propio día. Todo queda a medias. Lo provisional se convierte en permanente, lo que estaba previsto que se viese o se leyese durante unas horas cobra un cariz de solemnidad que no le corresponde. Para nosotros, la visita es extraña, pero seguro que si ellos lo supiesen tampoco querrían dejarlo todo así, como si fuese una casa sin barrer, una cama sin hacer… Así es como quedan todas las cosas cuando sucede lo peor. La diferencia es que, de puertas a fuera, todo eso se arregla, se oculta, se cubre.

Pero en el Facebook ahí esta. Si hay quien se pregunta y cuestiona la validez de esta red por su falta de intimidad, creo que en esta cuestión –a la que no es que le hayan dado una solución poco delicada, es que ni se la han planteado– vamos mucho más allá. No sé qué tendrían que hacer, pero quizá es algo que haya que abordar, ¿qué haríais vosotros si gestionaseis FB?