¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

23 de febrero de 2014

Her



(Este artículo revela detalles sobre el final del film)


Me ocurrió anteayer con 'Her', pero es algo que me ocurre con muchas películas y como no veo que muchas otras personas comenten lo mismo –a lo mejor en otros defectos y virtudes de esos films sí encuentro coincidencias—, empiezo a preguntarme si será cosa mía.

Me refiero a que me parece que la película –y las otras con las que me ha sucedido— no desarrolla la idea, no profundiza. Es una idea buena, como premisa, pero para mí el film no es capaz de sacarle nada, de explorarla, de ir con ella hasta donde tendría que ir el guion de una película para considerarlo completo y bien trabajado.

Durante sus más de dos horas de duración, el libreto de Jonze no hace otra cosa con su idea que darle vueltas, repetir escenas o incluso reiterar amagos de conflicto, en lugar de presentar giros, nuevas formas de ver la situación… vamos, lo que se viene llamando desarrollar lo que tiene entre manos.

Tanto es así que el final llega cuando más o menos se ve que tendría que acabar y no consiste en otra cosa que en que se elimina, sin más, de la vida del protagonista esa situación que daba origen a la historia. Si no sabes cómo desarrollar algo, está claro que tampoco vas a saber darle un final a modo de conclusión, solo podrás dar un final en el que ese algo deja de estar o sigue y nada cambia.

Además de un desarrollo argumental, que habría estado bien, podría haberse hecho una exploración en la idea que diese pie a conclusiones psicológicas, sociales… la hay, claro está, pero daba juego para que hubiese sido mucho más profunda e interesante.

Insisto: me pasa con muchas películas, lo cual quizá signifique tal vez que este no es un defecto de 'Her', sino un problema mío porque espero demasiado de algo o, más bien, espero algo demasiado concreto de un planteamiento y, cuando no me lo ofrecen, me parece que se han quedado a medias, pero en realidad lo que han hecho es dar su propia visión de lo que para ellos da de sí esa historia.


Por otra parte, la película se me antoja falsa en todo. Por ejemplo, una persona con un trabajo de tan baja categoría como el que tiene el protagonista no solo no podría vivir en un apartamento tan envidiable, sino que ni siquiera trabajaría desde unas oficinas tan agradables. Además de que en ese futuro el teletrabajo sería de lo más común y todos los trayectos medios de transporte atestados y los paseos que nos permiten ver esa ciudad inventada serían mucho menos frecuentes.

Pero claro, un tío trabajando desde casa, en un apartamentucho con la cama pegada al ordenador, no había servido para conseguir la excelente estética del film, que es lo mejor que tiene, aparte de algún hallazgo brillante y, por supuesto los pantalones sobaqueros de Joaquin Phoenix, que me temo que hasta podrán llegar a ponerse de moda.