¿Sobre qué tema quieres leer? Tenemos (casi) de todo

Todavía hay más temas... busca aquí el que te interesa

7 de marzo de 2014

La metáfora del monopatín



El otro día, por la calle, me molestaba el repiqueteo de un monopatín sobre los adoquines. La patinadora me seguía y luego me adelantaba, con bastante habilidad. Dominaba su vehículo: pasaba entre los caminantes en una calle muy concurrida sin causar atropellos. Acordándome de los momentos en los que me veo obligada a sortear peatones con la bici, me admiraba la destreza de esta niña, que no alcanzaría ni los ocho años.

Y entonces llegó un momento en el que me pareció que se ponía más difícil que nunca salir airosa de la situación. Me pregunté qué haría la chiquilla. Y lo que hizo fue bajarse del monopatín, dejando que este siguiese su curso sin riesgo para ella, quizás sí para los demás.

Reflexionaba que esta es la forma de montar en monopatín y quizá también la de afrontar tantas cosas. No hay que saber sortear bien todos los obstáculos ni realizar piruetas imposibles para salir del atolladero en el que nosotros mismos nos hemos metido. Sólo hay que aprender a bajarse y, sobre todo, saber cuándo bajarse.